Si bien la empresa aerocomercial Andes Líneas Aéreas confirmó que se reducirá en un 40% en los próximos meses, al mismo tiempo aclaró que el destino Puerto Madryn seguirá entre sus rutas comerciales. De esta forma, la empresa ratificó, con el plan de despidos de empleados, devolución de aviones y cancelación de rutas, lo que ya había anticipado días atrás su gerente general Horacio Preneste: “La situación nos obliga a todos a ajustarnos. Estamos en medio de una revisión de costos y por eso devolvimos dos aviones. Los planes de sumar tres aviones quedaron demorados por ahora. Y de hecho ya hemos devuelto dos B-737 que teníamos en leasing”.

40% menos

Ayer martes 23, Bernardo Racedo Aragón, gerente comercial de la firma, ratificó: “Teníamos una flota y una estructura pensada para nueve aviones y pasamos a una para cinco aviones: 40% menos de gente, 40% menos de estructura, 40% de achique de empresa”.
La reestructuración del plan de negocios de la empresa responde a las modificaciones que se han registrado en el mercado aerocomercial argentino en los últimos meses, con el impacto de la crisis cambiaria y económica.
La devaluación del 50% del peso cambió la ecuación y el rojo de la balanza comercial de turismo se está corrigiendo con fuerza porque cada vez menos argentinos pueden viajar al exterior y a su vez la Argentina es más barata para los extranjeros.
En ese escenario, los aviones contratados por Andes Líneas Aéreas han perdido su razón de ser porque directamente “desapareció el mercado” al que se apuntaba, por lo que la empresa devolverá cuatro Boeing 737-800 y se quedará sólo con cinco.

Las rutas

La compañía, dijo Aragón a Cadena 3, dejará de volar desde Buenos Aires a Tucumán; canceló las frecuencias entre Salta y Tucumán; y dará de baja las rutas adquiridas para ir a Brasil y el Caribe.
Con los cinco aviones que mantendrá operativos, Andes seguirá volando a Jujuy, Buenos Aires, Mendoza, Córdoba, Iguazú, Bariloche, Puerto Madryn y Comodoro Rivadavia, informó el directivo.
“Andes es la empresa aérea privada (de capital nacional) más grande del país, pero no por ello deja de ser una empresa chica. El único recurso que tiene cuando pasan este tipo de anomalías es achicar o quebrar, no queda otra”, finalizó.