La secretaria de Minería de la Nación, Carolina Sánchez, visitó la ciudad de Puerto Madryn donde brindó una conferencia de prensa como paso previo a su arribo a la localidad de Telsen, donde encabezó una jornada de diálogo sobre desarrollo productivo de la Meseta Central de Chubut.
La funcionaria se refirió al avance en el debate minero como epicentro del encuentro y derribó varios “mitos” respecto de la actividad y sus implicancias en materia ambiental, así como también puso en relieve el crecimiento económico generado por el desarrollo de la minería en varias provincias, como es el caso de Catamarca y Salta, que se encaminan a la explotación de litio.
También, recalcó que existe “material inerte” sin explotar en las 23 provincias del país y anticipó que la articulación entre los distintos actores públicos y privados debe comprender la acción y regulación por parte de un “Estado presente” que garantice el cumplimiento de las normas ambientales.
En este sentido, Sánchez sostuvo que “estamos con mucho gusto en la provincia de Chubut, en una nueva jornada de diálogo y debate sobre el desarrollo de la minería en la zona de la Meseta; se trata de una actividad encuadrada en una batería de actividades que se viene desarrollando desde hace tiempo, en el debate y la difusión de información respecto de la minería”.
Sobre su participación en la mesa de diálogo de Telsen, puso en relieve que “estamos dispuestos a conversar y contestar las dudas que tenga la comunidad y los desafíos que nos presente, respecto a algunos temas que interesan de la minería”.

Uso responsable de los suelos

Además, sostuvo que “venimos de la Secretaría de Minería de Nación, que está integrada al Ministerio de Producción y Trabajo; esta integración tiene un sentido, y es que vemos a la minería como una actividad de desarrollo en base a recursos naturales, y generadora de un montón de actividades industriales, productivas y de servicios, que lo que hacen es generar empleo local y que las comunidades puedan desarrollarse, pudiendo la gente quedarse en el lugar donde nació”.
Consultada sobre la “resistencia” respecto de algunos sectores que advierten sobre las consecuencias de la actividad minera y, principalmente, de la utilización de cianuro, respondió que “primero, no toda minería usa cianuro y, en segundo orden, éste se utiliza en un montón de procesos industriales, además de que integra la fórmula de un montón de insecticidas; entonces, en realidad no es algo directamente asociado a la minería, sino a un montón de otras actividades, no es excluyente a la minería”.

“Hay material inerte en las 23 provincias”

En cuanto a la “megaminería” y el concepto de “a cielo abierto”, explicó que la primera cuestión “tiene que ver con escalas, ya que hay proyectos de minería de escala muy grande, pero también hay otros de pequeña escala, que generan mucho trabajo y nos permiten construir las casas donde vivimos, que nos permiten hacer la obra pública; tenemos mucha minería de material inerte en las 23 provincias argentinas”.
Sobre esto último, destacó que “algo que no sabe la gente en general es que minería hay en todas las provincias del país; se aprovechan la arena, rocas para la construcción de caminos y viviendas; todo lo que hace a los agrominerales, que son los que se usan como enmienda de suelos para aquellos que no son buenos para la producción agrícola, que se pueden corregir con los mismos”.
También, precisó que “el hecho de que un proyecto sea grande o pequeño, no sería una causa de daño o contaminación, sino una forma de operar un recurso donde está”.
Inclusive, señaló que “donde hay mucho recurso, el proyecto es grande y viceversa; y el hecho de que sea ‘a cielo abierto’ es porque el mineral está cerca de la superficie, y la forma más económica y segura para los trabajadores de una mina es hacerlo a cielo abierto”.

Proyectos grandes y cambios urbanos

Consultada puntualmente por el Proyecto Navidad, ubicado a poco más de 30 kilómetros de la localidad de Gastre, el norte de Chubut, Sánchez había anticipado que, durante la jornada de diálogo de Telsen, estarían “dichas precisiones sobre el proyecto, y puedo decir que es un proyecto de Clase Mundial, muy grande y que brindará infinitas oportunidades a la provincia de Chubut, y realmente va a afectar muchísima mano de obra; es una gran oportunidad”.
En este ámbito, recalcó que “prefiero hablar de un desarrollo integrado, el Proyecto Navidad puede ser el motor para el desarrollo de muchas otras actividades y de la economía alrededor del mismo, lo cual tiene que ver con las pymes proveedoras de bienes y servicios que necesitará la empresa; también, con algunos proyectos productivos y agrícolas-ganaderos; hay que pensar que, en proyectos tan grandes como estos, hay gran cantidad de trabajadores que se van a desplazar a la región, lo cual demandará alimentos, campamentos, lugares donde vivan, servicios de aseo y lavandería, y todo esto confluye en oportunidades de trabajo y pequeños emprendimientos para la gente del lugar”.

La necesidad de un Estado “presente”

Sobre esta cuestión, puso en relieve que “la minería, en una región como la Meseta, va a cambiar la vida de la misma” y, en relación a la legislación provincial que actualmente prohíbe la actividad, detalló que “en este momento, con el marco legal vigente, Chubut está impidiendo el desarrollo de la minería por una ley de prohibición; esa es una potestad provincial, porque la titularidad dominial de los recursos naturales, tanto en el suelo como en lo que está arriba, es materia provincial”.
La funcionaria explicó que “desde Nación, lo que estamos haciendo es un Observatorio de lo que está pasando en las provincias donde se permite la actividad minera y donde no; permitirla no es ‘permitir cualquier cosa’; creemos que la minería debe hacerse de una forma responsable, que el Estado debe estar presente, y que el mismo, aparte de participar en los mecanismos de permisos y otorgamientos de licencia ambiental y demás, debe estar presente en los controles y garantizar a la comunidad que hay un control y un cumplimiento del marco legal existente desde el punto de vista ambiental”.

Industrialización a partir de la minería

Por otra parte, Sánchez planteó que “toda la responsabilidad en el otorgamiento de permisos y de los controles está encabezada en las provincias, después de la reforma constitucional de 1994, es decir que es materia provincial” y aclaró que “desde la Nación, se establecen las políticas generales”.
En este sentido, sostuvo que “en Argentina, tenemos un Código Minero que ya establece un montón de mecanismos de control de la actividad, los cuales están vigentes hace más de cien años; si se cumple eso y además se ajusta a la normativa nacional de Presupuestos Mínimos del ambiente, y a la vez se solapan todas las normas ambientales propias de la provincia, que es la que reglamenta el estudio de impacto ambiental, las auditorias y la gestión del ambiente en general, en el cumplimiento de ese marco legal existente, las cosas deberían andar bien, no sólo para la minería, sino también para toda actividad industrial y productiva que se desarrolle en la provincia”.
A ello, agregó que “estos grandes proyectos mineros traen beneficios y tributan a las provincias a través de regalías” y advirtió que “una buena inversión y una buena gestión de esos fondos que trae la minería, es fortalecer los organismos del Estado encargados del control; así que, en general, lo que uno observa en las provincias que están más desarrolladas en minería es que las áreas de Minería y Medio Ambiente se fortalecen mucho en las provincias, y mejora la capacidad de control y acompañamiento de estos grandes proyectos”.

Litio, cobre y nuevos proyectos

En cuanto a la explotación de litio en Salta y Catamarca, cuya posibilidad se encuentra en análisis desde el Gobierno Nacional, a partir de la intención de una empresa coreana de invertir unos 450 millones de dólares en el proyecto, Sánchez puso en valor que “actualmente tenemos un ‘boom’ del litio, un commodity muy demandado en el mundo; hay una gran oportunidad en el mercado de colocar carbonato, cloruro de litio e hidróxido de litio, es decir, la forma en la que se exporte, para la fabricación de baterías y acumuladores de autos eléctricos”.
Esto último, no obstante, “viene aparejado con una importante demanda de cobre”, expresó la funcionaria, añadiendo que “también, necesitamos de grandes proyectos de cobre, porque todo lo relativo a los automotores eléctricos demandan mucho del mismo, así como también de plata, la cual tiene muchísimos usos industriales, sobre todo en tecnologías en desarrollo como la nanotecnología, así que es importante también el desarrollo de estos proyectos”.

La recaudación, potestad provincial

Preguntada sobre el muchas veces calificado como “pequeño” porcentaje que las provincias reciben a partir de la explotación minera, y sumado al hecho de que las mismas produzcan materia primera y no la industrialicen, Sánchez comentó que “lo que hacen los Estados con los tributos que pagan los proyectos mineros es una materia de gestión de los mismos; los ciudadanos tienen representantes en las cámaras, mecanismos institucionales para pedir explicaciones y hacer propuestas al respecto”.

Regalías, beneficios y consumo

Por otro lado, en cuanto a las regalías, manifestó: “Eso es relativo. La minería no solamente deja un ingreso en términos de impuestos directos como regalías o retenciones, en el caso de existir a nivel nacional, sino que deja un montón de beneficios relativos al empleo, el cual en minería es totalmente formal y en blanco, tratándose de una de las actividades más formalizadas que hay en la Argentina. Cada trabajador tributa su impuesto a las Ganancias dado que los salarios son altos, además de Ingresos Brutos; impuestos que quedan repartidos entre las provincias y la Nación. Se trata de beneficios ‘ocultos’, que tal vez la ciudadanía no ve, pero que quedan. Además, los trabajadores (de la minería) tienen un salario promedio que suele triplicar el salario promedio de las provincias, de acuerdo a datos que tenemos de aquellas donde hay actividad minera. Ese salario alto, lo que hace es brindarle más oportunidades de consumo dentro de la misma provincia, moviendo toda una cadena de comercialización y recaudación del Estado, con un altísimo impacto en el producto bruto geográfico”.

Procesos a mediano y largo plazo

Sobre el Observatorio que maneja el Gobierno Nacional, si el mismo incluye a organismos provinciales y si le parece que son eficientes, la Secretaria de Minería mencionó que “tenemos un área de sustentabilidad dentro de la Secretaría, que está evaluando las capacidades de evaluación de las áreas de minería en las provincias y su interacción con las áreas ambientales de las mismas, ya que es muy importante que ambas interactúen constantemente” y agregó que “también, estamos diseñando un plan de fortalecimiento de dichas capacidades; tenemos que entender que esto es un proceso, nada va a ocurrir de hoy a mañana, no vamos a tener un Estado fuerte y listo pasado mañana, sino que debemos construirlo entre todos; la comunidad, haciendo sus manifestaciones de opinión y de las dudas en este tipo de reuniones, y el Estado, fortaleciendo cada vez más su gestión, con una mirada clara, puesta hacia el desarrollo, integrando a la minería como un factor más del mismo”.

Gobierno de Chubut