La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, destacó este jueves en el Congreso el programa encarado por esta cartera desde la asunción de la gestión macrista y, además, pidió por la ley de extinción de dominio.
Convocada a exponer en la Bicameral de Fiscalización de Órganos y Actividades de Seguridad Interior, que preside el diputado oficialista Waldo Wolff, la funcionaria ponderó los avances en la lucha contra el narcotráfico y dijo que se rompió con una “ideología de estigmatización” hacia las fuerzas de seguridad.
Al mencionar los “tres pilares” del modelo, subrayó que “hemos centrado nuestro programa de seguridad en la víctima y en la sociedad; dos elementos fundamentales, basados en un paradigma diferente a un sistema penal cuya centralidad estaba únicamente en el victimario”.
“Hubo un cambio en la mirada y en cómo se centra la atención en la mejora, tanto ética como operativa, de las fuerzas de seguridad, tanto federales como el acompañamiento a las provinciales”, continuó y señaló que se avanzó en una “reconstrucción de la dignidad, de la ética, del salario, de las pasividades y del rol que tienen que tener las fuerzas de seguridad en un sistema penal” para que dejen de ser “unas fuerzas sometidas y destratadas”.
Bullrich habló de “un modelo de seguridad con centralidad en el complacimiento de la ley y la convivencia. Nosotros encontramos completas del país donde estaban dado vuelta los conceptos. Ordenar la convivencia, la vida ciudadana, el valor de la ley, sobre todo en la zona sur del país, es realmente algo importante que hoy se verifica en la tranquilidad que estamos viendo en los lugares donde intervinimos”.
La ministra también remarcó que el programa que encara está “basado en el delito complejo”. Sostuvo también que se reinstaló “el Estado de Derecho en territorios dominados por estados ilegales” y mencionó el trabajo con los ministerios de Seguridad de todas las provincias y la estrategia conjunta con países vecinos, en un “trabajo permanente”.
Durante su exposición en el Salón Illia del Senado, la funcionaria expresó que en el pasado, cuando había hechos que involucraban a las fuerzas de seguridad, “de manera casi automática una serie de organismos del Estado y organizaciones no gubernamentales se presentaban, sin saber lo que había sucedido, en contra de los miembros de las fuerzas”. “Había una ideología de estigmatización previa de que siempre el culpable es el policía o el gendarme”, agregó.