La secretaria de Minería de la Nación, Carolina Sánchez, expresó la idea de “integrar a la minería como una actividad más en el desarrollo de la región”, en el marco de su visita a Chubut, donde participó de una nueva jornada de debate sobre el desarrollo productivo de la Meseta Central que se realizó en Telsen, el jueves último.
Allí, la funcionaria nacional dijo que “desde la Secretaría de Política Minera de la Nación estamos trabajando en varios aspectos”, y aclaró que “los titulares dominiales de los recursos del suelo son las provincias. Por ello, estas definiciones sobre la forma de desarrollo integrando a la minería como una actividad más son materia de legislación provincial”.

Un país minero

En este marco dijo que “desde la Nación lo que hacemos es fijar algunas políticas generales y, sobre todo, tenemos un instrumento de gobierno que se llama Consejo Federal Minero, que integran todas las provincias argentinas. Porque Argentina es un país minero. Las 23 provincias son mineras. Lo que nos falta es desarrollar grandes proyectos, que son los que darían fuerte impulso a la actividad”.
Consideró que actualmente “tenemos una oportunidad de mercado muy interesante para la minería de litio y de metales como la plata, el cobre, el molibdeno, en relación con las nuevas formas de acumulación de energías renovables y la promoción eléctrica, que es lo que se viene. El mercado demanda los recursos minerales que en existen en la Argentina”.
“Pero -indicó- debemos ponernos a la altura de ser competitivos porque cuando una fuerte inversión está buscando establecerse en algún país o región, hace un análisis institucional de las fortalezas y del marco normativo que rige las actividades”.

“No es permitir cualquier cosa”

“Por eso -insistió- es importante dar un mensaje claro de que la minería está dentro de las consideraciones de desarrollo de la Argentina”.
Sánchez marcó como clave también “dialogar con la sociedad sobre qué minería queremos”, ya que “habilitar la minería no es permitir cualquier cosa”.
“No queremos cualquier minería -enfatizó-. Yo vivo en un país que quiero que sea turístico, que sea ganadero, que respete su biodiversidad y que sea minero. Todo eso es posible. Está demostrado en muchos países del mundo y en algunas provincias de la Argentina también. Es decir: no es la minería contra el resto o el resto contra la minería, sino que es todo integrado en un verdadero plan integral de desarrollo”.
Dijo que en la Argentina “tenemos un territorio gigante, una diversidad biológica y territorial tremenda”, por lo que “tenemos oportunidad de hacer todo esto: lograr el desarrollo de las comunidades y que la gente pueda hacer lo mejor que pueda en el lugar en el que nació, que no tenga que irse a buscar oportunidades de trabajo a otro lado”.
Comentó que desde el punto de vista institucional “la Secretaría de Minería de la Nación está integrada en el Ministerio de la Producción y Trabajo. Esto nos dio grandes posibilidades de hacer avances en encuadramientos sindicales; en las mesas de competitividad minera invitamos a las Pymes y cámaras empresarias que puedan ser proveedoras de la minería”.
“En la Argentina tenemos muchos proveedores maduros de la industria del petróleo y el gas que están listos también para proveer, pero entendemos que necesitamos desarrollar nuevos proveedores, para lo cual tenemos herramientas desde el Ministerio de la Producción, por la diversidad de oportunidades de empleo que no solamente son los empleos directos del proyecto, sino toda la economía indirecta que se genera alrededor del mismo”, resumió.

Aumentar el capital social

En este sentido dejó en claro que “los beneficios de la minería no solamente son en términos impositivos y en cuanto a los tributos que deja a las provincias, sino en aumentar el capital social de las comunidades”. Es decir, explicó, que “cuando un proyecto se establece en un lugar donde está todo por hacerse, las experiencias del mundo demuestran que llega la conectividad, que permite el desarrollo de la comunidad aun en actividades que no tienen que ver con la minería”.
“Estamos trabajando para que el Estado sea un Estado presente en el desarrollo de la minería, en todos los sentidos: no solamente en los mecanismos de otorgamiento de los permisos, sino en la desburocratización del Estado, para hacer más ágil el trámite permisionario, entre otros aspectos”, agregó.
Además, añadió, “estamos trabajando para fortalecer las capacidades que tiene el Estado para ejercer el control de la actividad. Es importante decirle a la sociedad que cuando un gran proyecto se establece en un territorio no lo hace en tierra de nadie. Se establece en un Estado fuerte que va a acompañar con controles y que va a dar las garantías para que la sociedad acceda a la información de esos controles”.

Comunidad involucrada

En este contexto definió: “No hay razones para pensar que algunas malas experiencias del pasado que ocurrieron con la minería, de desmanejo y de situaciones que nadie quiere en nuestro territorio, vayan a repetirse”.
Para ello, también, “necesitamos una comunidad involucrada, en el sentido de informarse. Pueden preguntar, tienen los canales de comunicación para consultar en las organizaciones municipales o aquí en Chubut, que tienen una autoridad minera”.
“En cuanto a la transparencia, Argentina está postulada a una iniciativa internacional de transparencia de las actividades extractivas. Estamos obligados a informar los catastros mineros, los permisos, las actividades y las tecnologías que se aplican para la extracción de minerales”, dijo.
Y finalizó: “Hacer minería hoy es muy distinto que hacerla hace 25 o 30 años. Los avances tecnológicos hacen que la actividad sea mucho más segura que hace 25 o 30 años. Todo esto puede pasar en Chubut”.

Gobierno de Chubut