La titular de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, presentó ayer al mediodía el polémico pedido de juicio político contra Germán Garavano. La disputa entre la diputada oficialista y el Ministro de Justicia comenzó la semana última después de que el funcionario nacional se expresara contrario a que “se pida la detención o se detenga preventivamente a un expresidente”.
Las declaraciones de Garavano se dieron en medio de la actual situación judicial que afronta la ex mandataria nacional y actual senadora Cristina Fernández de Kirchner. Y Lilita no vio con buenos ojos la postura tomada por el ministro. Es por eso que junto a los integrantes de su espacio confeccionó el escrito que ingresó hoy en el Congreso.
Entre otras cosas, la titular de la CC acusa a Germán Garavano de haber actuado “en contra de los principios rectores” de la coalición oficialista Cambiemos. Y suma: “El ministro dejó de lado su rol político y su responsabilidad como funcionario representante del Poder Ejecutivo en materia de Justicia para realizar manifestaciones absolutamente inoportunas e impropias de su función”.
“No sólo implicó una grave intromisión en las competencias de la Justicia y del Congreso Nacional, sino que nos ha generado un razonable temor respecto a posibles intervenciones por su parte”, agrega el documento en cuestión. Eso no es todo. Carrió también vincula al integrante del Gabinete con el atentado contra la AMIA.
En el citado documento, la legisladora asevera que el Ministro de Justicia les brindó protección política a dos exfiscales. Se refiera puntualmente a José Barbaccia y a Eamon Mullen. Lilita afirma que el funcionario no dio luz verde para que fueran imputados por el presunto encubrimiento de los responsables de la trági