El director nacional de Vivienda Social de la Subsecretaría de Hábitat de la Nación, Ramiro Masjuan, estuvo en Puerto Madryn para tomar intervención en la situación que atraviesa una decena de viviendas cuyos beneficiarios son afiliados al Sindicato de Administrativos y Operativos de los Puertos (SAOP) y denunciaron que las mismas no fueron terminadas, además de que ya no hay personal que trabaje allí.
El funcionario, que se encuentra bajo la órbita del Ministerio del Interior de la Nación, se reunió con el edil Claudio Tortoriello y con el referente del gremio, Sebastián Enriquez, para buscar una alternativa que permita concluir las viviendas.
Las viviendas habían sido entregadas a mediados de diciembre de 2016 y, varios meses después, desde el sindicato habían denunciado que las mismas, construidas por la Asociación Civil Hábitat, dependiente del Movimiento de Cascos Amarillos de la República Argentina (Mocara), “no son habitables”, debido a que tenían el sistema cloacal invertido y que, al utilizar sus propietarios los baños y las piletas de las cocinas, las mismas se inundaban.
Aparentemente, la situación habría sido resuelta en algunos de los módulos habitacionales, pero los problemas de infraestructura persistirían, hecho que obligó a que, desde la cartera de Interior de Nación, tomaran intervención.

Sin personal, ni materiales

Al respecto, Tortoriello comentó que “estuve reunido con el funcionario y el referente sindical por la finalización de la obra de las viviendas que se desarrollan en la zona norte de la ciudad, en las cuales han tenido serias dificultades con la Asociación Civil Hábitat, ya que desde el Ministerio del Interior están comenzando a realizar nuevas intervenciones para concluir la construcción de las veinte viviendas”.
A su vez, recordó que la semana pasada “el delegado gremial (por Enriquez) me convocó para plantear este problema, ya habíamos hecho gestiones con las primeras diez viviendas y en esta oportunidad dialogamos sobre las últimas diez; en este sentido, me planteó que prácticamente la Asociación Hábitat, de Mocara, que está llevando adelante la obra con financiamiento del Gobierno Nacional, había abandonado completamente la misma”.
A su vez, el edil mencionó que, desde el SAOP denunciaron que sin haber concluido la obra, se retiró “personal, materiales y herramientas”.
Además, sostuvo que “se acordaron planes de acción para darle una solución a los miembros del gremio a quienes les falta recibir las viviendas, para que, a la brevedad, tengan una solución definitiva al problema que están atravesando”.

La mitad con problemas

Luego de la construcción de las primeras viviendas, desde el gremio habían denunciado problemas en el sistema cloacal que las tornaba inhabitables; tras gestiones y reclamos, finalmente los inconvenientes de infraestructura fueron solucionados.
Sin embargo, actualmente una decena de viviendas construidas por la Asociación, que depende de la cooperativa con sede en Trelew, presenta distintos problemas edilicios, además de dilaciones administrativas y “piedras que habían sido colocadas en los frentes de las casas y que se desprendieron y se están viniendo abajo, por lo que se entiende que han usado materiales ‘quemados’ o de mala calidad”, según advirtió uno de los propietarios en diálogo con el Diario.
Además, la falta de concreción en las obras de las viviendas generó que las mismas no sólo no puedan ser ocupadas, sino que sus beneficiarios aún no puedan contratar los servicios de luz, gas y agua: “En el caso de uno de los afiliados al gremio, que alquila y se le vence el contrato, tiene que pagar casi 50 mil pesos para renovar porque no puede ocupar la casa que le pertenece”, señalaron desde el sindicato en relación a una de las tantas situaciones que atraviesan las diez familias que, al momento, no han podido ocupar sus viviendas.
“Algunas tienen inclusive ventanas rotas, ya que al no estar habitadas, a veces les tiran piedras y generan destrozos”, advirtieron desde el gremio.

Municipalidad de Puerto Madryn