Dos astronautas que viajaban a bordo de la nave rusa Soyuz MS-10, que despegó hoy del cosmódromo de Baiknour, en Kasajistán, tuvieron que aterrizar de emergencia luego de una falla en el cohete, que viajaba rumbo a la Estación Espacial Internacional.

Por su parte, la NASA informó que se trató de un problema con el motor y que la tripulación aterrizó en una “trayectoria balística”. Los astronautas se encuentran vivos y en “buenas condiciones”.