Un grupo de vecinos inquietos e interesados en desarrollar la actividad náutica en el Golfo Nuevo fundaban el 10 de octubre de 1955 el Club Náutico Atlántico Sud de Puerto Madryn. La práctica de la navegación a vela, los deportes náuticos y las actividades subacuáticas fueron los objetivos de aquellos pioneros que le dieron cuerpo a esa vocación de crear una institución madrynense de cara al mar.
A 63 años de aquella gestación del CNAS, hoy la entidad enfrenta nuevos desafíos de crecimiento y expansión con una fuerte apuesta sobre la Escuela Náutica con la formación de chicos y grandes en las diferentes especialidades. La incorporación de nuevos barcos a la flota de veleros cabinados muestra ese sostenido interés por disfrutar del valioso escenario náutico que ofrece la ciudad y el Golfo Nuevo.
El presidente de la institución Fernando Terraza reivindicó la labor de aquellos pioneros que hace más de seis décadas alzaron las banderas de los deportes acuáticos y empezaban a construir un club con fuerte raigambre en la comunidad madrynense.
En 1955 entre los socios fundadores se encontraban: Sebastián Torres, Roberto Bimboni, Antonio Torrejón, Elías Peretz Smolarsky, Sebastián Garagarza, Deogracias Fernández, Antonio Rodríguez Ríos, Aurelio Lloppart, Antonio Garagarza, Antonio Falcón, Ricardo Torres, Alberto Thomas, Emilio Dupouy, Guillermo Mendizabal, Hans Bertram, Víctor Gioggia, Albert Thies, James Mac Coll Rudd, Carlos Stropiana, Mario Rapoport y Atilio Viglione, entre otros tantos.

Con renovados desafíos

“Siempre tomamos las enseñanzas de esos pioneros y apuntamos a que el club siga con un sostenido crecimiento manteniendo la filosofía de quienes fundaron esta institución hace 63 años”, subrayó Terraza. “Buscamos integrar todas las actividades vinculadas al mar y darles el espacio que se merecen, tratando que la ciudad de Puerto Madryn no le dé la espalda al mar, sino que sepa aprovechar y disfrutar del maravilloso espejo náutico que tiene nuestro golfo”, reflexionó.
En tanto, el presidente del CNAS sostuvo que “tenemos varios frentes de trabajo que nos permiten avizorar un futuro prometedor. La Escuela Náutica cada vez crece más y apostamos fuerte porque es el semillero de la institución. También se trabaja con un grupo de vela mayor con jóvenes adultos que están incentivando la navegación con Pamperos y nos representan en las competencias nacionales”.
Asimismo, Fernando Terraza destacó la gran convocatoria que logra año a año la Colonia de Vacaciones Viento en Popa, “es un éxito por la cantidad de familias de la ciudad que se interesan en que sus chicos incursionen en las actividades náuticas, y la puerta de entrada es la colonia de verano”.
Por otra parte, el club ha consolidado su grupo de veleristas de barcos cabinados que despliegan una nutrida agenda anual de actividades deportivas, competitivas y sociales. Y, se retomó la escuela de buceo, ya que el CNAS volvió a ser un integrante activo de la Federación Argentina de Actividades Subacuáticas.
“A las actividades tradicionales le continuamos sumando alternativas y servicios a los socios. En las instalaciones del club se dictan clases de entrenamiento funcional, además de grupos de yoga, es decir, abrir el abanico de opciones para los socios”, describió.

Navegar sin restricciones

Por otra parte, “como club nos pusimos a la vanguardia del reclamo de la ciudad para que se habilite el golfo para poder navegar durante los meses de invierno, sin ningún tipo de restricciones. Nos pusimos a la cabeza de los reclamos que se realizan al estado provincial para poder bucear en apnea en todo el golfo, cuestión que ahora no se puede”, manifestó Terraza.
“En cuanto al avistaje de ballenas, transparentamos públicamente lo que ocurre, y que la comunidad sepa por qué existe este actual esquema cerrado. No ha sido para enfrentar a una actividad con otra, ni mucho menos, sino poner en valor estos recursos naturales que ofrece nuestra ciudad”, afirmó. “Planteamos el debate para que este mar maravilloso pueda ser usufructuado sin condicionamientos y con un respeto irrestricto a la naturaleza. Sentimos que no poder disfrutar nuestro golfo es una injusticia, y así lo transmitimos públicamente, porque es un tema que debe debatirse y replantearse”, insistió.

Trabajo conjunto

“El club ante la ciudad tiene una responsabilidad social y por eso tenemos una política de un club de puerta abiertas a su comunidad. Con más de seis décadas de trabajo, el CNAS tiene una responsabilidad de representación de las actividades del mar, y la ejercemos con respecto y madurez. Siempre apostamos a trabajar en conjunto con el sector público, tanto provincial como municipal, y en permanente colaboración con la Prefectura Naval y la Armada Argentina”, subrayó.

Municipalidad de Puerto Madryn