El dólar cerró la última jornada hábil sin sobresaltos, por la fuerte intervención del Banco Central a través de la venta a las entidades financieras de Letras Líquidas (Leliq) a 7 días y también realizó operaciones en los plazos cortos de los futuros, para calmar las expectativas sobre el precio del billete a fin de año y que se mantenga dentro de la banda de flotación de entre $34 a $44 para la plaza mayorista.
En este contexto, la divisa estadounidense finalizó con una baja de 21 centavos en el acumulado de toda la semana, y en octubre ya desciende unos 5 pesos, es decir, retrocede 11 por ciento.
Puntualmente, este viernes en el segmento mayorista el precio de la divisa cayó 11 centavos para cerrar a $36,54, en una plaza donde el volumen total operado retrocedió 16%, al registrarse más de u$s497 millones, respecto al registrado en la rueda anterior, cuando la cifra negociada alcanzó el nivel más elevado desde el 20 de septiembre pasado.
Cabe recordar que el descenso en el precio del dólar de esta semana ocurrió en un marco en el que el BCRA liberó $120.800 millones de la última etapa de la liquidación de las Lebac.
De estos pesos sueltos, cerca de $75.000 millones fueron destinados por los inversores privados, en parte, a la compra de dos Letras del Tesoro Capitalizables en pesos a menos de un año, con una tasa superior al 50% anual.
En tanto, por el lado de las entidades financieras, el Banco Central continuó con sus subastas diarias de Letras de Liquidez a 7 días de plazo, donde este viernes adjudicó $135.644 millones a una tasa promedio de 72,88%, siendo la renta máxima adjudicada de 73,89% durante la rueda.
Igualmente, el interés convalidado por el BCRA para poder colocar sus Leliq y desalentar la compra de divisas debió ser mayor este viernes para cumplir su objetivo, ya que subió 34 puntos básicos respecto a la previa. Y en toda la semana ascendió 68 puntos básicos.
“Esta estrategia sigue incrementado los pasivos cuasi fiscales”, alertó el operador Fernando Izzo de ABC Cambios.