El flamante delegado del Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) en la zona sur, Martín Iparraguirre, destacó el rol fundamental del organismo en base a la alta demanda habitacional en la región, tras recorrer planes habitacionales en ejecución.
Iparraguirre recorrió la obra de las 71 viviendas de la Emergencia Climática y las 632 viviendas de Km 12. “Vimos parte de los problemas que atentan contra la entrega de éstas unidades, los inconvenientes de infraestructura que se generaron con el temporal provocando roturas en las redes y nexos cloacales”, explicó Iparraguirre.

Demanda habitacional

A pocos días de asumir al frente de la Delegación, el funcionario habló de la importancia que la representación del Instituto tiene en el sur provincial “porque es el puente de conexión entre una enorme demanda de viviendas y soluciones habitacionales, y las autoridades provinciales que fijan las políticas a través de los recursos propios y los Fonavi”, dijo al destacar que la función del organismo “es resolver problemas de viviendas de la gente” pero al mismo tiempo “tiene un efecto colateral, generando fuentes de trabajo y dinamizando la economía privada de las empresas, proveedores y demás”.
Iparraguirre puso en valor la calidad del recurso humano, tanto del área social como técnica, que “ha sostenido la bandera de la Delegación del IPV durante muchos años contra viento y marea”, dijo al señalar que “está el seguimiento técnico que hacen los profesionales, como control de obras, registro de certificados, inspecciones”; y por otro el área social “que tiene varias funciones como el registro de los inscriptos, el control de calidad de esas inscripciones, establecer criterios de justicia y los órdenes de prelación para acceder a la vivienda”.

Recupero de cuotas

“La morosidad se ha venido combatiendo con resultados positivos en los últimos meses”, indicó el flamante funcionario y agregó que ahora hay además “sistemas de actualización de cuotas que de alguna manera están empezando a reflejar una realidad diferente”. En esa línea, subrayó que “hay un aumento en la capacidad de recupero por el hecho del trabajo social y las visitas que se hacen, con un control familia por familia y barrios por barrios”.
Iparraguirre advirtió que también “hay situaciones del tipo subsidios por distintos eventos del pasado que fueron dando lugar a resoluciones que eran provisorias”, indicó al señalar que se debe “hacer una revisión prolija de cada caso en particular para no encontrarnos que una normativa general pueda afectar los intereses de alguien que está pasando una mala situación”.