“¡Hemos hecho tantas mesas que no han servido para nada!”, se quejó Gerardo Morales al realizar una autocrítica sobre la gestión de Cambiemos, y admitió: “Ha venido fallando el sistema de toma de decisiones”. Asimismo, el gobernador de Jujuy pidió poner fin al ajuste, porque 2019 tiene que ser de crecimiento y desarrollo, ya que: “La gente está mal y la clase media termina pagando los platos rotos”. Al tiempo que advirtió que, si esto no cambia, se va a hacer difícil trabajar una campaña electoral.
Morales es una de las cabezas de UCR, partido que integra la coalición gobernante, pero su pertenencia no impide que realice críticas contra el Ejecutivo, algo que ha profundizado durante las últimas semanas. Sin embargo, afirmó: “Ratificamos nuestra pertenencia a la coalición Cambiemos, con un rol proactivo y para mejorar algo que no pudimos como radicalismo, Pro y Coalición Cívica, que es el sistema de toma de decisiones de Cambiemos. Intentamos muchas formas: mesa chica, mesa subchica, mediana… y en definitiva no hemos acertado”.
“Si hay algo que ha venido fallando es el sistema de toma de decisiones”, admitió Morales en una entrevista a La Nación y agregó: “Necesitamos un presupuesto equilibrado, con el esfuerzo de todos, y decimos que en 2019 tiene que ser la agenda del crecimiento y del desarrollo”, aunque aclaró que estos meses van a ser complicados. Algunos economistas plantean que el segundo semestre del año que viene puede haber crecimiento. Vamos a estar con una caída de la economía de 3 puntos o poco más.
En ese sentido, el gobernador explicó: “Estamos convencidos de que hay que tomar otro tipo de medidas de políticas públicas que lleguen a la agente. La gente está mal, los pobres y la clase media terminan pagando los platos rotos de la crisis en todos sus niveles, porque si no, se va a hacer difícil trabajar una campaña electoral. Hay que buscar por dónde sea resolver los problemas”.
“El Gobierno hizo muchas cosas bien y, como todo gobierno, cosas mal. No somos infalibles. Creo que el Presidente está parado ahí y el radicalismo puede aportar mucho. Además de la falta de un sistema de toma de decisiones, lo que ha fallado es la política también”, admitió Morales, al tiempo que se refirió a la subas de las tarifas y señaló: “Está claro que fue un error político, de interpretación de la sociedad, de cómo está la gente”, pero resaltó: “Me alegro de que formemos parte de un Gobierno que tenga la capacidad de reconocer y dar marcha atrás”.
De todas maneras, ante tantos “cambios de opinión”, admitió que genera desgaste, pero lo peor es la incertidumbre en la gente. Y dijo: “¡Hemos hecho tantas mesas, que no han servido para nada!”, al tiempo que, ante la consulta sobre Marcos Peña, resaltó que tiene un rol central, importante y los ministros también tienen que tenerlo, los cuales se tienen que hacer cargo de sus decisiones y no que todo el costo político esté en Marcos y, menos, en el Presidente, al que tenemos que cuidar.
Para finalizar, habló sobre las próximas elecciones y el papel del radicalismo en Cambiemos y destacó: “Es el momento de ocuparnos del país, de la gente, de los más pobres, de la clase media”, apuntó.