El presidente Mauricio Macri asistió al acto de despedida del buque regasificador Exemplar y culpó a la gestión kirchnerista por el gasto en el que se tuvo que incurrir, al requerir de la ayuda del navío para abastecer a la provincia de Buenos Aires con gas.
“La inacción, la incapacidad y el despilfarro” del Gobierno kirchnerista en la gestión de los recursos energéticos le costaron al país unos 40.000 millones de pesos por los servicios de un buque regasificador instalado en Bahía Blanca, según el mandatario.
Vos que estás ahí, encapuchado, decías “cuánta cantidad de plata”. Bueno, son 1.000 kilómetros de rutas”, agregó Macri, al hablarle a una persona que se encontraba en el público.
El Exemplar llegó al puerto de Bahía Blanca con la intención de abastecer de gas al mercado interno durante un invierno, pero se quedó por una década, significándole al Estado una inversión de U$S 1.200 millones por su alquiler y operación.
La llegada de este regasificador se dio en un contexto en que Argentina perdió sus reservas de gas, que cayeron a la mitad, y porque bajó la producción y, a su vez, aumentó la demanda. La estadía más prolongada del barco se debió a que la industria no producía lo necesario y había que abastecer la demanda.
En Bahía Blanca continuarán operando otros dos barcos, el Excelsior y el Express; y en Escobar, el Expedient.
A partir del desarrollo de Vaca Muerta, el Gobierno espera tener una producción local mayor para abastecer al país de gas.

Homenaje a Alfonsín

Por la tarde, con la presencia de los ex mandatarios Fernando de la Rúa y Eduardo Duhalde, Macri encabezó en la Casa Rosada un homenaje a Raúl Alfonsín, con motivo del aniversario número 35 del triunfo electoral del radical en 1983, tras siete años de dictadura.
Del acto, que se desarrolló en el Museo de la Casa Rosada participaron además el juez de la Corte Suprema Ricardo Lorenzetti, el presidente de la UCR Alfredo Cornejo, ministros, dirigentes de Cambiemos y familiares del ex mandatario radical.
La ceremonia sirvió para la inauguración de la muestra “Alfonsín por Alfonsín”, que se extenderá durante todo el mes de noviembre. El acto estuvo precedido por una recorrida de la muestra que hicieron Macri y el ex diputado radical Ricardo Alfonsín. Por otro lado, en diálogo con Télam el referente de la UCR sostuvo: “Sabíamos que íbamos a tener por delante una situación muy difícil, pero confiábamos en el triunfo y teníamos la ilusión de consolidar la democracia y entregar el poder a un gobierno surgido de la voluntad popular”.
Ricardo Alfonsín, al hacer ahora una retrospectiva del escenario político argentino de octubre de 1983, consideró que “el peronismo hizo entonces una mala lectura de la correlación de fuerzas que había en la sociedad, pero eso avaló la continuidad de la autoamnistía, porque pensaban que no se podía juzgar a los militares. Nosotros creíamos que sí, que la sociedad lo avalaría. Y tuvimos razón”.
De esta manera, en diálogo con la agencia estatal de noticias, Ricardo Alfonsín evocó detalles de aquella jornada electoral de 1983 que tuvo como punto culminante la consagración de un gobierno de signo radical: “Ese domingo papá votó en Chascomús y a la tarde se trasladó a una quinta de San Isidro a esperar los resultados, y a medida que fueron llegando nos dimos cuenta de que íbamos a obtener un gran triunfo. Algo que para nosotros no fue sorprendente, porque vimos a lo largo de la campaña que había un clima favorable a nuestra propuesta”.
También recordó como una curiosidad para aquel tiempo que Raúl Alfonsín (a quien llama “papá” cada vez que lo menciona) hubiera contratado al publicista David Ratto para que diseñara una campaña electoral que combinó técnicas novedosas del marketing político con la militancia tradicional.
“Me acuerdo que por esos días comenzamos a hacer encuestas en las fábricas y en los barrios del Gran Buenos Aires para ver cómo llegaba nuestra propuesta donde había una tradición peronista. La respuesta era muy buena”, recordó Ricardo Alfonsín, quien a modo de cierre destacó “la consolidación de la democracia” como el gran logro de la administración de su padre. “Afrontó grandes crisis económicas y presiones militares. Pero en las elecciones de 1989 obtuvimos el 38 por ciento de los votos. Una cifra que hoy quisiera tener cualquier partido”, valoró.

El saludo a Bolsonaro: “Deseo que trabajemos juntos”

El Presidente felicitó al flamante mandatario electo de Brasil, Jair Bolsonaro, y deseó que trabajen “pronto juntos por la relación entre ambos países”.
Minutos después de que se difundieran los primeros datos oficiales sobre el balotaje en el vecino país, el mandatario utilizó su cuenta de Twitter para enviarle su saludo al triunfante candidato del Partido Social Liberal (PSL) quien será el sucesor de Michel Temer al frente del Palacio del Planalto.
“¡Felicitaciones a Jair Bolsonaro por el triunfo en Brasil! Deseo que trabajemos pronto juntos por la relación entre nuestros países y el bienestar de argentinos y brasileros”, expresó el líder del PRO.
El pasado jueves, antes de que comenzara la veda electoral, el líder del PSL había asegurado que si llegaba a la Presidencia de Brasil, iba a llevar adelante desde el Palacio del Planalto “una muy buena relación y una óptima alianza” con Mauricio Macri y la Argentina.
Por su parte, el futuro ministro de Economía de ese país, Paulo Guedes, afirmó que el Mercosur no será prioridad para el nuevo gobierno y anunció una serie de medidas de ajuste fiscal y de privatizaciones para la gestión que se iniciará en 2019.
Sin embargo, aclaró que el Brasil de Bolsonaro “no romperá ninguna relación comercial” pero calificó al bloque fundado por Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay como una “prisión cognitiva” porque impide comerciar unilateralmente con otras regiones.