Un centenar de mujeres se reunieron este domingo al mediodía frente a la parroquia del centro de nuestra ciudad para manifestarse en contra de esa institución, por la separación del Estado y la Iglesia y la legalización del aborto no punible.
La marcha estuvo encabezada por la dirigente del Movimiento Socialista de los Trabajadores, Vilma Ripoll quien llamó a las participantes a hacer una renuncia de su pertenencia a la iglesia.

“Queremos hacer una apostasía colectiva, queremos desafiliarnos porque no nos preguntaron cuando nos bautizaron, pero ahora sí”, señaló Ripoll, quien justificó la postura indicando que las cifras de bautizados, la iglesia católica presiona para evitar que se avance con la ley de aborto no punible.

Ripoll señaló que postura de la Iglesia es la de ir en contra de todas las iniciativas que se llevan adelante, mencionando la ley de aborto no punible y también la ley de educación sexual integral.
“Ellos viene por todos nuestros derechos, cualquiera sea que salgamos a decir que queremos pelear, le van a buscar la vuelta para salir al cruce”, señaló la dirigente.

“Queremos también responsabilizar al Papa Francisco que se dedica a hacer campaña internacional en contra de nuestros derechos y lo que llaman la ideología de género” manifestó la dirigente.

En el último tramo de su intervención, la referente del movimiento socialista se refirió a la separación del estado de la iglesia.
“El Estado le paga el fruncimiento de toda la estructura a la Iglesia, así como la educación religiosa de los colegios privados” dijo Ripoll quien agregó que “le reconocemos a todos los compañeros que crean lo que quieran, que ideológicamente se sumen a lo que quieran, pero que cada cual se pague su cura”, finalizó.

fuente:lu20