Se cumple un año de la orfandad política de Mariano Arcioni. Este fin de semana el gobernador le confirmó al Chusoto ‘desdasnevizado’ que irá por la reelección y ya trabaja en el armado de un frente electoral que integraría esa estructura ideada por Mario Das Neves en alianza con el FR de Sergio Massa.
El 31 de octubre de 2017 fallecía Das Neves y no dejaba herederos políticos, su forma de liderazgo personalizado no daba lugar para segundas líneas con proyección de sucesión.
Arcioni tomó el timón en medio de la tormenta financiera y la eclosión de las causas de corrupción, que terminó con parte del gabinete, en los lúgubres calabozos, sospechados de conformar una asociación ilícita para enriquecerse a costa del estado con un aceitado esquema de retornos con la obra pública.
Ni el dasnevismo, ni el sucesor se hicieron cargo, en términos políticos, de la escandalosa estructura de corrupción que estuvo enquistada en el seno de la actual gestión de gobierno.
Este fin de semana Arcioni recibió en Comodoro Rivadavia, en la Asociación Portuguesa, a la cúpula de Chubut Somos Todos, oportunidad en que transparentó su pretensión de ir por la reelección.
El pasado martes a la noche en Buenos Aires, los diputados provinciales Jerónimo Juan Jesús García y Alejandro Albaini, dos dasnevistas de paladar negro, se reunieron con Sergio Massa.
Con el armado del Frente Renovador en Chubut, Arcioni tendrá un paraguas protector de cara a las elecciones 2019. La idea es que el espacio massista sea parte de un gran frente que posiblemente esté integrado por Chubut Somos Todos y el Pach. El Polo Social también podría estar incluido, aunque en los últimos meses, el presidente Oscar Petersen se mostró más cerca de Daniel Silva del Provech.
El presidente del bloque de Chubut Somos Todos retornó a Chubut con la tarea de iniciar el proceso de armado de un espacio amplio en el que estará el Frente Renovador. La idea es que el espacio que lidera Massa se vaya replicando en cada rincón de la Patagonia.

Presupuesto y quitas a la Patagonia

En otro pasaje de la reunión, Massa analizó con los diputados patagónicos los embates de la crisis económica en el sur del país y coincidieron en impulsar un freno a los recortes previstos en la región por parte del Gobierno nacional en el Presupuesto de 2019.
Uno de los logros fue la eliminación del Artículo 125 que contemplaba el Presupuesto nacional, el cual disminuiría el coeficiente de bonificación para los beneficiarios que residen en la región patagónica.
Durante la reunión entre Massa y los diputados provinciales quedó establecida la firme decisión de que el camino a seguir en materia de política económica no puede ser un ajuste que recaiga sobre el poder de compra de la gente.
En tal sentido, se puso también énfasis sobre el traumático aumento que pesa sobre las tarifas de los servicios públicos, el alza en el valor del gas en boca de pozo, a la vez que se destacó la importancia de mantener las tarifas diferenciales, no eliminar los beneficios al considerarse a la Patagonia una zona desfavorable, así como detener la quita del plus que beneficia a los jubilados de la región.
Formaron parte del encuentro junto a Massa, los diputados José Blassiotto (Santa Cruz); Carlos Sánchez (Neuquén), Jerónimo García y Alejandro Albaini (Chubut); Damián Löffler (Tierra del Fuego); María Neveu y Darío Hernández (La Pampa); y el legislador nacional Raúl Pérez.

Adelantar, o no adelantar

Por otra parte, un posible desdoblamiento de las elecciones en la provincia sigue siendo una alternativa o ‘as en la manga’ que tiene Arcioni, pero dependerá de la evolución de las encuestas y el escenario político nacional. Aunque esa maniobra demandaría no menos de 300 millones de pesos a las escuálidas finanzas provinciales.
El jefe de la bancada oficialista Jerónimo García reconoció que el adelantamiento de las elecciones provinciales “se está evaluando en función del panorama nacional que se está viendo”, aunque aclaró el legislador que “todavía no hay tomada una definición, y es una definición que va a tomar sobre todo el Gobernador, que es quien tiene la facultad de fijar la fecha de los comicios”.
García insistió en que será el Gobernador quien tome las definiciones para comunicarlas a la sociedad, al tiempo que destacó que “está en una situación difícil que es administrar la provincia; él sabrá en qué momento define las cuestiones electorales”.

Massa a varias puntas

Mientras García y Albaini repartían la foto con Sergio Massa y se mostraban como los “armadores” de esa fuerza por estas latitudes, salió el ex intendente de Trelew, Jorge Valentín Pitiot, a explicar públicamente que el tigrense le encargó a él y al ex intendente de Puerto Madryn, Osvaldo Sala, para que tejan la puesta en marcha del Frente Renovador en Chubut.
“El armado lo estamos haciendo con Osvaldo Sala y otros dirigentes. Nombro a uno solo porque Sala tiene una inmensa trayectoria en Chubut y coincide plenamente con la conformación del Frente Renovador”, aclaró el veterano dirigente peronista.
Pitiot precisó que Massa “me encargó la constitución del Frente Renovador en Chubut”, y reconoció que en las últimas semanas “tuve un par de reuniones con el gobernador Mariano Arcioni y estamos poniendo en marcha el Frente Renovador en la provincia del Chubut”.
A partir de hoy lunes comenzarán a recorrer la provincia con la finalidad de ir recopilando las fichas de adhesiones que exige la Justicia Federal para constituir un partido.
Por otra parte, el ex jefe comunal de Trelew dijo que la reunión de Sergio Massa con los diputados dasnevistas Jerónimo García y Alejandro Albaini fue por el presupuesto, y se esmeró en dejar claro que el armado del espacio massista en Chubut está bajo su órbita. “Los diputados que estuvieron reunidos con Massa pertenecen al Chusoto, con quien tenemos la mejor de las relaciones, pero ellos pertenecen a otro espacio”, afirmó tomando distancia.

Lejos del peronismo

Desde Comodoro Rivadavia, el gobernador Mariano Arcioni se refirió al escenario político provincial diciendo que “todavía falta un año para las elecciones y hoy estar hablando de eso es muy pronto, porque al día de hoy tenemos otras necesidades y obligaciones”. Luego de que referentes manifestaran que el gobernador no era peronista, resumió: “si hoy el PJ me considera o no, no es mi problema. Me tiene sin cuidado”.
Horas más tardes posaba junto a la cúpula del Chusoto, con Máximo Pérez Catán y Rafael Cambareri a la cabeza. En el encuentro coincidieron en la necesidad de conformar alianzas para lo cual ya se entablaron diálogos con el Partido Acción Chubutense cuyo referente es Sixto Bermejo; también con el Polo Social, el Provech y frentes vecinales municipales.
La estrategia acordada sería tejer una fusión o alianza electoral entre el Chusoto ‘desdasnevizado’ y el espacio nacional del massismo por fuera de los tradicionales partidos. Ensayarían una ‘ancha avenida del medio’ en Chubut, aunque los baches no son pocos. Habrá que ver.