Miguel Pichetto le garantió a Nicolás Dujovne que su bloque aportará los votos para sancionar el presupuesto el 14 de noviembre, pero anticipó que pedirá reducir el impacto del aumento de bienes personales, aprobado en una ley aparte.
“Vamos a eximir a los que tienen vivienda única y familiares, pero antes veremos el impacto fiscal porque las provincias requieren de recursos”, anticipó el jefe del justicialismo, durante la visita del ministro de Hacienda y su equipo al Senado para exponer el presupuesto aprobado el miércoles en la Cámara baja.
En la misma sesión se aprobaron a libro cerrado la adenda al pacto fiscal, que le permite a los gobernadores y a la Nación subir impuestos; y un proyecto de ley para incrementar bienes personales, presentado por la radical Alejandra Martínez y el misionero Hugo Franco, cercano a su gobernador Hugo Passalacqua.
Pichetto buscará excluir del aumento a viviendas valuadas en menos de 500 mil dólares y lo discutirá este martes en su despacho con un grupo de gobernadores peronistas que firmaron la adenda y no están dispuestos a resignar recursos. La mitad de Bienes Personales se coparticipa a las provincias y el rionegrino y sus técnicos aseguran que la exención que propone tiene un precario impacto fiscal.
El bloque justicialista cuenta con 24 miembros y entre 12 y 14 votarían el presupuesto, motivados por los acuerdos de Rogelio Frigerio con los gobernadores de Entre Ríos, Chaco, San Juan, Salta, Chubut y Catamarca, entre otros.
A Cambiemos le alcanzan 11 aliados para tener la mayoría y ya contaría con el respaldo de otras fuerzas, como los dos misioneros, los tres santiagueños (aunque el gobernador siempre manda a restar algún voto), los dos neuquinos y los salteños María Viñuales y Juan Carlos Romero, dispersos en monobloques pero siempre dispuestos a ayudar.