El secretario de Gobierno y Función Pública, Máximo Naumann defendió la continuidad del servicio de transporte público de pasajeros y reconoció que en la ciudad, “la gente usa el servicio por necesidad. Por esa razón, el Estado nacional, debe ocuparse de esta realidad local y arbitrar todos los medios para sostenerlo. Sin embargo, y lamentablemente, hace más de dos años y medio, los subsidios están congelados y el gobierno provincial, no puede aportar más. En este contexto, el Municipio está redoblando los esfuerzos para mantenerlo”.
El funcionario municipal, indicó que teniendo en cuenta la situación económica nacional y provincial, el Estado municipal, presupuestó 180 millones de pesos para el año próximo para este servicio. “Vamos a seguir dándole pelea porque en Comodoro es una herramienta para ir al trabajo, buscar trabajo, ir al hospital, etcétera”.
“En Buenos Aires, la gente con un alto poder adquisitivo prefiere usar el transporte público aunque tenga vehículo; pero acá no pasa eso, la gente que usa el transporte público, es porque lo necesita realmente. Cuanto más alejados están del centro de la ciudad, más usan el transporte”, dijo.
Naumann reconoció que “en la expansión de la zona urbana de la ciudad, es fundamental la presencia del transporte público y eso no lo podemos desconocer. Por tal motivo, y como parte de ordenar este servicio y el subsidio en general, es que nació la idea de nominar las tarjetas SUBE para conocer a ciencia cierta la cantidad de pasajes que se utilizan y la realidad socioeconómica de quien la porta”.
“Buscamos la nominación porque hoy es pareja la entrega de subsidios, ya que se le otorga a la empresa y no se diferencia a una persona que tiene que usar ocho pasajes a la que tiene que usar dos por día; y sobre todo si esa persona tiene un buen ingreso mensual o está sin trabajo. Frente a esta realidad la nominación nos va a permitir trazar un esquema distinto”, aseguró.