El titular de la Cámara Industrial de Puerto Madryn (CIMA), Oscar Dethier, se hizo eco de las críticas que, el día anterior, la institución dejó trascender a través de un comunicado, recordando que “para defender los intereses de los patagónicos, estamos nosotros, que vivimos e invertimos acá”, a la vez que calificó como irónico el hecho de que el gobernador de Chubut, Mariano Arcioni, hubiera invitado a empresarios locales a la reinauguración de la Unión Industrial de la Patagonia (UIPA), pero con sede en Bahía Blanca, algo que según calificó “no es creíble” en relación a la defensa de los puestos de trabajo y del mercado local, por Puerto Madryn, y también regional.
“La Patagonia no va a obtener nada ventajoso de la mano de la gente que responde a los intereses de la provincia de Buenos Aires”, recalcó.
Por otra parte, desde la Cámara de Comercio de Puerto Madryn plantearon que incluir a Bahía Blanca como epicentro de la UIPA no solamente constituye un “error geográfico grave”, sino que reconocieron que “la franja sur del país cuenta con otro tipo de desarrollo, distintas necesidades y condiciones para la inversión, que la terminan de conformar como una región bien delimitada; y desde donde se pudo articular por primera vez en la historia la conformación de un Plan Patagonia, que si bien ha presentado diferentes dificultades y vicisitudes para tomar fuerza, es un logro que ahora es tiempo de explotar”.

Defender a las pymes

Dethier remarcó que “la preocupación que tenemos con esto, es una mezcla de validación del desinterés que hay en las cuestiones esenciales para transformar la Patagonia” y agregó que “es el colmo, donde se crea o se ‘renueva’ la vieja Unión Industrial de la Patagonia, desde Bahía Blanca, provincia de Buenos Aires, cuando históricamente, desde allí han estado trabajando para disminuir las condiciones favorables a la Patagonia, como por ejemplo el tema de los puertos”.
Además, planteó que “las cámaras de la Patagonia, todas ellas nucleadas en la FECH, CIMA y demás, defendemos claramente la necesidad de defender el tejido productivo que protege a todas las pymes” y advirtió que “acá se juntan grandes empresas con base en Bahía Blanca, para renovar algo que sea ‘en pro de la defensa de los intereses patagónicos’, y esto no es creíble”.

“Para eso estamos nosotros”

En la misma línea, el titular de la Cámara de industriales de la ciudad del Golfo expuso que “para defender los intereses patagónicos estamos nosotros, los que vivimos acá, los que invertimos acá, y los que tenemos un sentido de realización distinto”.
Dethier no escatimó en críticas hacia la postura del gobernador Mariano Arcioni, uno de los mandatarios que manifestó su acompañamiento al proyecto bonaerense: “Nos llama poderosamente la atención que nuestro Gobernador nos invite a asistir al acto de relanzamiento. Creemos que esto es un grave error, lo rechazamos, lo hacemos público y sostenemos que es un error; la Patagonia no va a obtener nada ventajoso de la mano de la gente que responde a los intereses de la provincia de Buenos Aires”, expresó.

Una mala experiencia

Rubén Coll se refirió a la implementación de la sede industrial de la Patagonia en Bahía Blanca y de las décadas del ’80 cuando hubo un rechazo muy grande y una presencia mediática importante, al episodio en el que fue protagonista junto a otra gente de Madryn en el año ’82 cuando se logró “torcer el brazo” a Bahía Blanca y a varias empresas que se negaban a operar en los puertos de Madryn, Deseado y Comodoro Rivadavia, lo que se desprende del diálogo mantenido en LU17 entre el director propietario Héctor “Pepe” Castro y Rubén Coll, quien en esa época representaba a la Cámara de Comercio madrynense.

Sin representatividad

Esta semana, la Cámara de Comercio, Turismo e Industria de Puerto Madryn (CAMAD) se subió a la polémica y remarcó que “pymes de todo Chubut desconocieron la representatividad de la Unión Industrial de la Patagonia (UIPA) impulsada por intereses empresarios de Bahía Blanca”, agregando que “en una postura unánime, rechazaron que los intereses de Chubut y el resto de las provincias que componen la Patagonia puedan ser representados por una entidad que no forma parte geográficamente de la región, ni comparte siquiera problemáticas en común”.

Un error geográfico “grosero”

A ello, sumaron que “ante la invitación formal recibida por el lanzamiento de la UIPA el próximo jueves 11 de octubre en Bahía Blanca, el sector empresario de Chubut dejó en claro que no asistirá al encuentro” y agregaron que “hubo conversaciones con otras provincias como Río Negro, donde también adelantaron que no participarán”.
Por otro lado, “en una postura conjunta con el resto de las cámaras, se consideró que ‘se parte de un error geográfico grosero al considerar a Bahía Blanca como parte de la Patagonia, y ser parte de este encuentro sería darle un reconocimiento que no tiene a una entidad que se crea a partir de la defensa de intereses totalmente ajenos a los patagónicos”.

Alivio y presión impositiva

Además, desde la Cámara presidida por Pablo Tedesco manifestaron que “asimismo, se coincidió en que ‘la sola existencia de la UIPA es una clara muestra de la intención de explotar el corredor bioceánico que se abre entre la propia localidad de Bahía Blanca y el yacimiento de Vaca Muerta; algo que nada le dejará a nuestras provincias, sino al contrario, los postergará más aún, profundizando los desequilibrios productivos”.
Las distintas Federaciones que componen a las provincias patagónicas están nucleadas en la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y “como tales, participan de las reuniones periódicas del Consejo y encuentros regionales donde se plantean las verdaderas necesidades de la región”, consignaron.

“Un disparate”

Otro de los referentes locales que se pronunció en contra de la iniciativa bonaerense fue el ex titular de la Cámara de Comercio de Madryn, Rubén Coll, quien expresó en declaraciones recientes que “me parece una barbaridad que Bahía Blanca intente instalar una situación de esas características”, agregando que “nosotros, como Cámara de Comercio en esa época, creo que luchamos y bregamos por que se resuelva el tema de los barcos pesqueros, que tenían que irse a Bahía porque decían que acá no había infraestructura y se consiguió revertir”.
Sin embargo, con el reflote de la UIPA, “me parece que volvemos como cuarenta años para atrás”, advirtió. Además, calificó como un “disparate” la propuesta de “la Patagonia en Bahía Blanca”.

Municipalidad de Puerto Madryn