Un hombre armado mató a 12 personas, incluyendo un policía, al abrir fuego en un bar abarrotado de estudiantes cerca de Los Ángeles, informaron las autoridades locales. La policía señaló que el atacante fue hallado muerto dentro del bar, aunque no pudo indicar si había sido abatido por las autoridades o si se había suicidado.
El hombre ingresó al Borderline Bar and Grill, donde se celebraba una fiesta estudiantil a la que asistían “varios cientos” de jóvenes, declaró el capitán Garo Kuredjian, de la oficina del Sheriff del Condado de Ventura. “Hay una escena horrible allí. Hay sangre por todos lados”, dijo el sheriff del Condado de Ventura, Geoff Dean, a la prensa.
Dean precisó que entre las víctimas figuran 11 personas que se encontraban en el bar y un policía, identificado como Ron Helus, que intervino en el lugar. El número de heridos, ingresados en varios hospitales de la región, todavía no fue determinado, indicó. Dean precisó que no contabilizaba al atacante entre las víctimas.
“No tenemos idea de si existe un vínculo terrorista o no. Como saben, las investigaciones están en curso y esa información surgirá en cuanto podamos determinar exactamente quién era el sospechoso y qué motivos lo llevaron a este evento horrible”, agregó Dean.
Holden Harrah, un joven de 20 años que frecuenta ese bar, narró lo sucedido. “Vi al atacante, estaba vestido de negro, con lentes, camuflado. Sacó un arma y comenzó a disparar”, dijo a la AFP, detallando que debió “arrastrarse” para salir del bar y encontrar su auto.
Varios testigos que se encontraban en el local describieron a un “hombre de saco negro”, “barbudo”, con una pistola de grueso calibre. Matt Wennerstron, un estudiante de 20 años que también frecuentaba el lugar, dijo que el atacante usó un arma. “Hizo tantos disparos cuanto pudo. Luego cuando empezó a recargar sacamos a la gente de ahí y no vimos hacia atrás”, dijo.