El jefe de la Unidad Regional Trelew de la policía, Felipe González,revelóque “se encontró la embarcación, pero no los cuerpos que se buscan” que en rigor son 3 ya que el restante apareció flotando a las pocas horas del hundimiento en las proximidades.
Los exploradores que concentran su tarea en la zona próxima al lugar donde se indica como hundida la embarcación, observaron hoy una soga flotando a media agua y comprobaron que se trataba del cabo de amarre de la lancha buscada.
La embarcación fue llevada con los cuidados del caso hasta la orilla en tanto se marcó con una boya el lugar exacto del hundimiento para focalizar allí la búsqueda.Sin embargo una vez extraído el casco no se observó ningún cuerpo aunque ahora hay un indicio firme.
González reconoció que las tareas se dificultan por el oleaje que provoca el viento y la turbiedad del agua, lo que obliga a los buzos y rescatistas a trabajar “a tientas” en el medio subacuático.
Buzos del GEOP y de los bomberos de Trelew continuarán hoy con la búsqueda de los cuerpos que faltan recuperar de tres de las cuatro víctimas fatales de la tragedia que hubo en ese lugar el domingo, cuando una embarcación se hundió con seis tripulantes y solo dos pudieron salvar sus vidas.
El fatídico suceso ocurrió el domingo antes de las dos y media de la tarde en un amplio espejo de agua que desemboca en el Dique y que tiene una profundidad de más de 40 metros. Fue a unos 30 kilómetros de la villa, en un lugar que es frecuentado por los amantes de la pesca.
Allí, a raíz del fuerte oleaje que producía el viento que reinaba en la zona se hundió la embarcación “Nautilus II”, cuando su conductor buscaba llegar rápidamente a la costa al ver que le estaba entrando demasiada agua por la popa. Según testigos, el bote se colocó en posición vertical y “se fue a pique” desapareciendo rápidamente de la superficie.
Tres de sus seis ocupantes nunca salieron, el cuerpo de un cuarto apareció flotando y los restantes, pudieron salvarse saliendo a nado hacia la costa.