Mientras se debate la conveniencia del adelantamiento de las elecciones en Chubut, el gobernador Mariano Arcioni tiene otros asuntos en agenda que necesita resolver con cierta celeridad para que la estrategia de desdoblar los comicios cumpla con el objetivo deseado. El primer escollo que debe sortear el Gobierno provincial es el pago escalonado de sueldos, ya que la dilación sobre el asunto comienza a encender las alertas. Si bien para este mes se anticipó que el pago de haberes será en dos tramos, y que en el primero se abonaría a más del 95 por ciento de los trabajadores, la modalidad del pago escalonado sigue siendo una medida antipática que la oposición utiliza cada vez que le resulta útil a sus intereses. De hecho, esta semana a modo de argumento sobre la inconveniencia del adelantamiento de las elecciones en términos económico-financieros, los dirigentes de la oposición, usaron esa herramienta.
Así las cosas, el gobernador Arcioni busca regularizar el pago de salarios de estatales antes de fin de año, y garantizar el cumplimiento de todo lo acordado en las paritarias.

Pago a proveedores

A paso firme avanza el Ejecutivo para cumplir las metas previstas para el cierre de año. En ese sentido, y tras un encuentro con legisladores provinciales, autoridades del Banco del Chubut y la Federación Empresaria de Chubut, se consensuó una reforma a la ley de pago a proveedores (que ya ingresó en la Legislatura), y que sería tratada la próxima semana, a fin de proceder al pago en efectivo a proveedores que reclaman deudas de hasta un millón pesos.
Al parecer, los “contratiempos” que el Ejecutivo tuvo que sortear para la implementación de la ley, ya estarían resueltos, lo que implica que a cualquier actividad a la que se le deba hasta un millón de pesos se le pagará, sin importar la antigüedad de deuda ni el concepto, concentrado el 80% de la deuda consolidada.
La deuda con proveedores ronda en los 2.700 millones de pesos y alcanza a más de 700 empresas. La ley original contemplaba que los montos de deuda hasta 300 mil pesos serían cancelados en efectivo, aunque ahora ampliaron el segmento y lo llevaron hasta el millón de pesos.

Presupuesto

Otra asunto que está en la agenda del Ejecutivo por estas horas es el Presupuesto 2019, que rondaría los 55 mil millones de pesos, tal lo anticipó el ministro de Economía, Alejandro Garzonio, en declaraciones recientes al señalar que de ese monto 36 mil corresponderían a masa salarial y poco más de 7 mil a compromiso de deuda.
Ahora resta que el Presupuesto sea enviado efectivamente a la Legislatura para su tratamiento, porque las manifestaciones públicas del Ministro han generado expectativa en torno a la proyección de obra pública para el año venidero.
Además, lo que refleje el presupuesto en materia de obras para las diversas localidades, será también un factor determinante en las negociaciones con los intendentes, y el consenso que se espera alcanzar de cara a las elecciones.
De acuerdo a lo que habría anticipado Garzonio, el Presupuesto estaría ingresando a la Cámara de Diputados antes de fin de mes, y el acompañamiento de los legisladores es otro de los escollos que deberá afrontar el Ejecutivo. Después de todo, este año no contó con esa herramienta.

Deuda pública y bonos

En el contexto nacional, las cuentas de las provincias se vieron seriamente afectadas por la devaluación del peso, y por ello sus compromisos se incrementaron en un 120,7 por ciento en pesos y en términos nominales, mientras que el pago de intereses sufrió un alza del 111,5 %.
Según un informe recientemente publicado, la mayor endeudada en relación a su PBI fue Chubut. Si bien su deuda se incrementó casi a la mitad del promedio de sus pares, alcanzó los $4.083,9 millones. Y aunque el resto de los distritos patagónicos también se vio muy perjudicado por la crisis cambiaria, la diferencia con Chubut, es que en los otros casos los ingresos, producto de las exportaciones hidrocarburíferas, casi compensaron la deuda.
Sin embargo, en ese mismo contexto, Chubut se habría fortalecido y sería una de las provincias con mayores oportunidades de ubicar su profusa producción de bono, posicionándose como una de las alternativas más interesantes. A decir de los analistas, logró pasar de una situación de déficit a superávit, y advierten que los bonos de Chubut ofrecen al inversor una amortización en tiempo y forma garantizada porque previo al pago de los vencimientos los títulos cuentan con el respaldo de una cuenta fiduciaria a la cual se giran los recursos incluso antes de tener que ser abonados.

Escenario electoral

El Ejecutivo delinea la estrategia económico-financiera, que comenzó a dar señales positivas, puesto que se logró refinanciar la deuda con Nación, se incrementaron los ingresos por regalías y, esta semana, hubo inyección de divisas por compensación del fondo sojero.
Ante lo que supone un prometedor escenario, Arcioni redobló la apuesta y anticipó que desdoblará las elecciones, adelantando los comicios en la provincia. El anuncio fue cuestionando por la oposición, e incluso los bloques del PJ-FpV y de Cambiemos se apresuraron a presentar sendos proyectos en la Legislatura para frenar la iniciativa. Sin embargo, el Ejecutivo ratificó la decisión mediante declaraciones de funcionarios del Gabinete provincial, y la próxima semana se conocería el decreto de convocatoria a elecciones que, todo indica, se realizarían en el mes de junio próximo.
El objetivo más inmediato del Gobierno es ir saneando deudas, ya sean internas o externas, de acuerdo a las herramientas con las cuentas en cada caso, buscar consenso con dirigentes de otras fuerzas políticas, y lograr el mayor equilibrio en las cuentas, para así definir la estrategia de cara a 2019, un año electoral donde las improvisaciones se pagan en las urnas. Habrá que ver.