A días de que las legislaturas vacíen sus recintos y pospongan los debates por el receso estival, la mayoría de las Provincias trabajan contrarreloj para ingresar sus presupuestos 2019 que desde ya vienen jaqueados por el ajuste acordado por los gobernadores con la administración federal. En líneas generales, y según un informe de IERAL, las iniciativas en análisis prevén una economía débil y, por lo tanto, tenderán a reforzar las partidas sociales. En el caso de Chubut, el 12% de sus ingresos estará destinado a compromisos de deudas. Por eso se especula que el equipo de Economía que lidera Garzonio, haría malabares esta semana para presentar al Legislativo un Presupuesto 2019 creíble. Lo más probable es que con las escasas sesiones que quedan y para poder analizar en profundidad las variables que propone el Ejecutivo para el año entrante, los diputados opten por postergar su aprobación y se trabaje con el reconducido. Algo que permite algo más de elasticidad para manejar las partidas.
Además, porque se trata de un año electoral, donde no sólo se requerirá el refuerzo al sector social sino que proyectan sostener la obra pública en marcha pese a los recortes de las partidas nacionales. Buena parte de los distritos tienen previsto tomar deuda y la suba de impuestos, en promedio, ronda el 35%.

Tijeretazos y compensaciones

Para alcanzar el déficit primario cero comprometido con el FMI, la Nación recortó en 0,61% del PBI el gasto que afecta directamente a las provincias. Por el lado de los ingresos, se suspendió la rebaja del impuesto a los sellos prevista en el pacto fiscal (equivale a 0,1 puntos porcentuales del PBI), lo que, sumado a las cambios en cargas coparticipables, como Ganancias, impuesto al cheque (impacto en Ganancias), IVA y Bienes Personales, generaría ingresos adicionales a las provincias por 0,46 puntos porcentuales del PBI. Las estimaciones son del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf).

Rafael Flores, expresidente de la Asociación Argentina de Presupuesto y Administración Financiera Pública (ASAP), advierte que, aunque los números nacionales “condicionan” a las provincias, hay un contexto distinto al de hace unos años porque se recuperaron recursos. En declaraciones a La Nación, repasa que durante la gestión de Néstor Kirchner el 32% de los ingresos iban a las provincias; con Cristina Fernández de Kirchner la media fue de 35%, y ahora alcanza el 45%. “Ganaron diez puntos en un contexto de restricción fiscal y es lo que también les permite tener superávit”, añade.
Quizás el caso más resonante sea el de Buenos Aires. La gobernadora María Eugenia Vidal negocia la aprobación del presupuesto con los legisladores: prevé gastos por $929.000 millones e ingresos por $889.000 millones; pidió autorización de endeudamiento por $68.500 millones y emitir letras del Tesoro por unos $8000 millones. La eliminación del fondo sojero y de los subsidios implica una pérdida de unos $40.000 millones. Los impuestos patrimoniales en 2019 subirán una media de 38% y bajarán Ingresos Brutos.

¿Qué sucede con el resto de las provincias?

.Chubut: Es uno de los dos distritos patagónicos más complicados en sus finanzas. Según anticipó el ministro de Economía, Alejandro Garzonio, el año que viene siete de cada 10 pesos irán a salarios y el 12% del presupuesto -que rondará los $60.000 millones- es para compromisos de deuda. El proyecto se presentaría esta semana.
. Santa Cruz: Lo presentará en unos días. Según el Ejecutivo, la provincia tiene una posición más sólida en su macroeconomía y eso va a reflejar el presupuesto 2019, más allá de que el nacional le redujo partidas en un 19% y no le anunció obras.
. Neuquén: Ya está para tratamiento. Prevé duplicar los ingresos de este año y estima un superávit de $6583 millones. Invertirá en infraestructura de educación, salud, deporte y cultura destinando un l 13% a obras.
. Río Negro: Calcula un presupuesto 30% más alto que este año, con gran porcentaje a inversión pública y superávit. La provincia emitió US$300 millones de deuda para el “plan Castello” (infraestructura)
. Tierra del Fuego: No está aprobado aún. Pero en líneas generales se sabe que congela sus ingresos de cara a 2019, y prevé la emisión de bonos.
. Misiones:Es la primera en tener su presupuesto aprobado (en octubre). Destina 60% a partidas sociales (incluyendo sueldos) y el 1,1% a deuda pública.
. Córdoba: El proyecto que ya ingresó a la Unicameral. Las partidas de gasto social aumentan 92% interanual. Los recursos destinados a la obra pública (unos $43.000 millones) bajan en términos reales respecto de este año.
. Santa Fe: Se enviará a la Legislatura estos días. Priorizará la obra pública y las áreas más sensibles. Como consecuencia del ajuste que le impactó en $8500 millones la provinciatambién aumentó la presión tributaria en octubre, sobre todo a bancos, financieras y exportadoras de granos.
. Mendoza: Allí el Presupuesto 2019 tiene media sanción de Diputados. No requerirá financiamiento y tendrá un superávit corriente de $6773 millones. La oposición rechazó el refinanciamiento de $3600 millones de deuda
. Salta: Ya ingresó a la Legislatura. La relación entre ingresos totales y deuda bajó de 73%, al inicio del ejercicio, a 32% ahora; no se prevé toma de deuda en 2019. En el distrito los recursos propios representan 28% del total.
. San Juan: Está por presentarlo. Apuntando a contención socialy obra pública, por el impacto que tiene en el empleo. Para evitar subas significativas del transporte por el achicamiento de subsidios, la provincia pondrá $1200 millones destinados a la demanda y no a la oferta. El impacto del ajuste nacional en el distrito es de unos $2500 millones.
. Entre Ríos: Ya está en la Legislatura. El 62% de los recursos se destinarán a pago de personal, 15% a coparticipación a municipios, 10% a atender el déficit de la caja de jubilaciones, 8% a gastos de funcionamiento y 5% a intereses de la deuda pública. De los ingresos totales de la provincia, siete de cada 10 pesos vienen de la Nación.
. Formosa: El debate está en los “superpoderes” que se le otorgarían a GildoInsfrán-, el nivel de dependencia de la Nación es muy alto y el gobernador tiene la posibilidad de ajustar arbitrariamente las partidas e, incluso, de reestructurar la deuda.
. Chaco: Ya lo presentó. Prevé superávit fiscal para 2019, por lo que -aclararon- no necesitará tomar deuda: los ingresos crecerán 42,8% y los gastos, 33%. No se plantean subas impositivas y la mayor parte de la obra pública se encarará con recursos propios y la provincia se hará cargo de los subsidios que ajusta la Nación.

Golpe a golpe

Además de las exigencias de ajuste que impuso la Nación, la devaluación impactó también fuertemente en las financias provinciales. Un trabajo del Ieral analizó que las más golpeadas por su nivel de deuda en moneda extranjera fueron Chubut, Buenos Aires, Neuquén y Mendoza. En sentido positivo, por las regalías hidrocarburíferas y mineras, benefició a Neuquén (17% de sus ingresos llegan por esa vía), Santa Cruz (17%), Chubut (14%), Tierra del Fuego (10%), Río Negro (7%) y Mendoza (5%).
El dato a destacar es que ninguna provincia -aunque al momento de diseñar los presupuestos todavía se discutía su posible restitución- incluyó recursos del fondo sojero. Los planteos para no eliminarlo consiguieron una compensación de unos $5000 millones por parte de la Nación.

Fuentes: IERAL, LN,MEN, IARAF, propias

Gobierno de Chubut