El Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) lanzó una licitación para la contratación de un supervisor de integridad, que tendrá como objetivo revisar el cumplimiento de las normas de transparencia de los contratistas de estos programas. En caso de que algún consorcio o empresa busca financiamiento del fideicomiso, su programa será auditado.

Esto significa que a partir de ahora se contratará a un tercero independiente para que evalúe los programas de integridad que exige la Ley 27.401 de responsabilidad penal, que rige desde marzo y que se debe cumplir en contratos con el Estado en el que invierten ministros que involucren más de 50 millones de pesos. En tanto, la exigencia también alcanza a subcontratistas y a toda la cadena involucrada en la prestación de un servicio o en la ejecución de una obra.