En la mañana del miércoles se concretó, en sede de los tribunales de Comodoro Rivadavia, el segundo día de debate por el homicidio de Luis Miguel Curiqueo acontecido el pasado 8 de septiembre de 2017 en el local comercial “Old Draw”. En la fecha se escucharon los relatos de siete testigos destacándose el de la médica forense sobre la autopsia y el examen mental obligatorio al imputado; y para hoy se espera concluir con la prueba testimonial.
El tribunal de debate estuvo compuesto por los jueces Daniela Arcuri, Alejandro Soñis y Mónica García; por el Ministerio Público Fiscal asistió Camila Banfi, fiscal general; en tanto que la defensa de Fretes fue ejercida por Guillermo Iglesias, abogado particular del mismo. Asimismo, se encontraban presentes familiares y amigos de la víctima, asistidos por una profesional del SAVD.

Las declaraciones

El primer testigo fue el Segundo Jefe de la Brigada de Investigaciones local, Pablo Lobos, que se refirió a diligencias que practicó en el caso. Toma conocimiento de un hecho de homicidio por parte de personal de la Seccional Primera y, primero su Jefe y luego él, se hacen presentes en el lugar. Se dirige a la Comisaría a tomar conocimiento de las entrevistas y recuerda que había dos personas demoradas que acompañaban al imputado. También dos testigos que estaban en el bar al momento del hecho. El auxiliar de la Justicia recordó que el presunto autor se olvida el celular cargando en el local comercial. Posteriormente se recibe información que el imputado Fretes se encontraría en los Antiguos, Santa Cruz, y el 18 de septiembre de 2017 se entrega, concluyó.
El segundo testimonio fue el de un Oficial Ayudante que en el momento del hecho se encontraba de servicio en la Seccional Primera y que realizó el secuestro del celular en el local comercial, el cual recordó que estaba en un estante en la barra, con presencia de un testigo civil.

Autopsia y examen mental obligatorio

A continuación, prestó declaración la médica forense Eliana Bévolo, quién practicó la autopsia al cuerpo de la víctima y el examen mental obligatorio al imputado. Respecto de la autopsia la practicó el 8 de septiembre y el cuerpo presentaba tres orificios de entrada, uno en el abdomen, otro en el brazo y el tercero en el tórax, aseguró. De la placa radiográfica se pudo observar dos proyectiles, los cuales fueron extraídos y debidamente conservados. “Dos de los orificios podrían corresponder a la trayectoria de un mismo proyectil”, refirió la forense. Asimismo observó “infiltración hemática en tórax” y “hemotórax bilateral”. También observó un “surco en el corazón que abarcó ambas aurículas”. Estableciendo como “causa de muerte por shock hipovolémico, producido por el paso de proyectil que lesionó el corazón y las aurículas”.
La forense practicó el examen mental obligatorio a Fretes en octubre de 2017. El imputado se presentó lúcido y orientado en tiempo y espacio. Dijo no registrar antecedentes de enfermedades mentales, ni convulsiones, ni epilepsia, ni alucinaciones. La forense estableció que Fretes “enjuiciaba correctamente su situación y estado, comprendía la criminalidad de sus actos y que tiene capacidad para delinquir”.