PUERTO MADRYN – Sobre las primeras horas del viernes, dos hermanos de apellido Ortega, de 15 y 23 años respectivamente, fueron demorados en averiguación del delito de “robo en grado de tentativa”. Momentos antes, personal policial había sido alertado de que en la calle Estanislao del Campo al 300, en el local “Polirrubro Erika”, los vecinos escuchaban ruidos extraños. Una vez allí, constataron que una de las ventanas había sido dañada, por lo que los uniformados se contactaron con el propietario, quien los hizo ingresar al lugar para verificar si habían sustraído mercadería. Para sorpresa de los presentes, cuando ingresaron al comercio, se toparon con los dos hermanos, “vestidos con ropa oscura, y se constató que todos los elementos dentro del local estaban revueltos, por ejemplo, la caja registradora, que no tenía dinero en efectivo”, según indicaron fuentes policiales. El dueño del negocio denunció, también, que faltaban “cigarrillos, artículos de almacén, bebidas alcohólicas, artículos de kiosco y packs de cervezas”. Una vez detenidos los dos sujetos, la Policía encontró los elementos faltantes dentro de un conteiner, a pocos metros del lugar, los cuales fueron devueltos al damnificado. Mientras que el delincuente de 23 años permaneció detenido las horas procesales y luego recuperó su libertad, el menor fue inmediatamente restituido a sus padres por orden de la Fiscalía de turno.

Municipalidad de Puerto Madryn