El fiscal federal Carlos Stornelli sostuvo ayer que el ataque que sufrió el juez federal Claudio Bonadio “tenía por objeto matarlo” y aseguró que el dispositivo casero que arrojaron en su casa anteanoche “tenia poder suficiente para matarlo y hacer un daño importante a 30 metros a la redonda”. En declaraciones a radio Continental y otros medios, luego de conocerse más detalles del episodio, Stornelli aseguró que “la maniobra tenía por objeto matarlo”. “Entiendo que tenia poder suficiente para matarlo y hacer un daño importante a 30 metros a la redonda”, agregó el fiscal, que trabaja junto con Bonadio en la llamada causa de los cuadernos de la corrupción, que investiga el pago de coimas a ex funcionarios del kirchnerismo por parte de empresarios beneficiados con contratos de obra pública.
Stornelli no dudó en adjudicar el atentado a “las investigaciones” que realiza Bonadio y lo consideró un hecho “de extrema gravedad”.

“Es un atentado terrorista, no es otra casa que esto”, analizó. Anteanoche, luego de comunicarse telefónicamente con el magistrado tras la detención del individuo que habría colocado los explosivos, Stornelli había dicho a diferentes medios que Bonadio es “un hombre valiente” y mantenía la tranquilidad. “El juez se encuentra bien, gracias a Dios, y es un hombre valiente. Así que estaba tranquilo”, sostuvo el representante del Ministerio
Público Fiscal. Añadió que el juez está “consciente de la gravedad del tema” pero advirtió que no cree que la situación “lo amedrente” al magistrado.

“Es más, conociéndolo, yo diría que estas acciones hasta lo incentivan a seguir investigando”, apuntó Stornelli acerca de Bonadío. El ataque del mièrcoles fue perpetrado contra la casa que posee el
magistrado sobre la calle Rómulo Naón, en el citado barrio de la ciudad de Buenos Aires. Según los voceros, un joven arrojó una bolsa de tela que contenía tubos y cables, que finalmente resultó ser un artefacto explosivo,
a través de la reja de entrada y hacia el jardín delantero de la vivienda. Esto fue advertido por los custodios
de Bonadio, por lo que comenzaron a perseguir al joven, quien escapó por la calle Mendoza y finalmente lograron detenerlo a unos 200 metros de la casa. El joven, identificado como Marcos Viola, de 26 años, tenía una faca con
una hoja de 10 centímetros, que fue secuestrada, añadieron los informantes.

FUENTE: DIARIO POPULAR