En lo que va del 2018 ingresó al Consejo de la Magistratura de Chubut un total de 10 denuncias en contra de funcionarios judiciales, al mismo tiempo que de esta decena cuatro se encuentran actualmente en una comisión de admisibilidad.
Asimismo, de estas 10 acusaciones presentadas ante el cuerpo mencionado, cinco fueron desestimadas por distintos motivos, mientras que la presentación restante fue enviada a la comisión de evaluación, ya que los hechos enunciados en la denuncia ocurrieron dentro del periodo de evaluación.
Cabe aclarar también que de estas 10 iniciativas recepcionadas en el corriente año, ninguna fue abierta a la instancia sumarial. No obstante ello, sí hay una que se encuentra actualmente en instancia de sumario, aunque la misma fue recepcionada en el año 2017.
Cabe precisar que cualquier persona puede realizar una denuncia contra cualquier magistrado o funcionario de los que tienen fueros, es decir aquellos que fueron designados por el Consejo de la Magistratura. Posterior a esto, el cuerpo designa una comisión de admisibilidad, que se encarga de analizar si dicha acusación tiene posibilidad de prosperar. Esto se hace porque es común que las partes de un juicio que resultan desfavorecidas por la sentencia de un juez denuncien al magistrado o al funcionario.
Al respecto de esta situación, Rafael Lucchelli, manifestó que “las personas más denunciadas son los fiscales, porque muchas veces las víctimas o los familiares de las víctimas de delitos consideran que éstos no hicieron todo lo posible para poder lograr una condena. Y a vece él sí hizo todo lo que estaba a su alcance, pero no pudo lograr la condena”.
Puntualmente, este tipo de denuncias, que no cuentan con la posibilidad de prosperar, son desechadas por parte del Consejo de la Magistratura y no se le da lugar para que sigan su curso habitual. Asimismo, con anterioridad a esta medida el cuerpo define si los fiscales y jueces acusados realizaron sus trabajos como corresponde y no cometieron ninguna falta.

Denuncias que avanzan

En el caso de que la comisión de admisibilidad considere que la denuncia debe seguir siendo investigada se sortea a un instructor sumariante dentro de todos los miembros del pleno del Consejo de la Magistratura, salvo el presidente del Superior Tribunal de Justicia (STJ) y el representante de los empleados.
Luego de esto el sumariante define que se hará con el funcionario acusado, teniendo tres opciones: puede sugerir que no hace falta formular cargos, y si es acompañado por la mayoría del cuerpo se desestima la denuncia; puede entender que la inconducta del funcionario o magistrado haya sido grave y que merece ser sancionado con la destitución, entonces es enviado a un “jury” de enjuiciamiento, que consiste en una instancia conformada por dos diputados provinciales, dos abogados de la matricula que tengan la categoría del STJ y el presidente del STJ, y el mismo tratará la remoción de dicho funcionario; por último, la tercera opción es cuando se considera que el denunciado merece una sanción, aunque no al nivel de ser destituido.

Categorías de empleados

Ahora bien, no se implementan los mismos mecanismos para todos los empleados del Poder Judicial de Chubut, sino que dependiendo de su categoría van a ser los pasos a seguir en caso de ser denunciados.
Por un lado están los empleados del poder judiciales, a quienes se les hace un sumario y eventualmente las conclusiones van al STJ, quien es el que debe resolver si merece una sanción o si se debe tomar otra medida.
También están los funcionarios sin acuerdo, que son los funcionarios de la Defensoría o la Fiscalía que no son ni defensores generales ni fiscales y los secretarios. Si son acusados, se les inicia un sumario y dependiendo de su cargo se los analiza en el Consejo de Fiscales, en el Consejo de la Defensa o en el STJ. Allí se define si se los sanciona o no, e incluso se los puede exonerar.
La tercera categoría está compuesta por los funcionarios con acuerdo legislativo, y en este caso las denuncias son analizadas por el Consejo de la Magistratura con los mecanismos que se mencionó anteriormente. En este segmento están todos los jueces de la provincia, salvo los ministros del STJ; todos los fiscales que son nombrados por el Consejo de la Magistratura, al igual que todos los defensores. Es decir, esta categoría está compuesta por todos las personas que son nombradas por dicho cuerpo. En el caso de que se denuncie a alguno de los mencionados se continúa con el procedimiento mencionado anteriormente sobre las acusaciones que ingresan en el Consejo de la Magistratura.
En tanto, el último ítem es integrado por los ministros del STJ, el Procurador General de la Provincia y el Defensor General de la Provincia, quienes en caso de ser denunciados tendrían que ser removidos de la misma manera en la que fueron puestos. Esto quiere decir que para que sean expulsados de sus respectivos cargos deberán afrontar un juicio político ante la Legislatura, donde se necesita dos tercios de los miembros para ser removidos.

Situación de Napoli e Iturrióz

Vale recordar que en el marco de la Causa Revelación, a mediados de septiembre se hizo una denuncia en contra de los dos fiscales del caso: Héctor Iturrioz y Marcos Nápoli.
Puntualmente, la acusación se hizo en el Consejo de la Magistratura y actualmente se encuentra en estudio de la comisión de admisibilidad, que en el transcurso de esta semana se reunirá en el Tribunal de Cuentas de la ciudad de Rawson, donde posiblemente se haga un tratamiento de esta denuncia, que también incluye al juez de la causa Sergio Piñeda.
Vale destacar que la acusación impulsada en la investigación que analiza presuntos sobreprecios en las obras públicas, coimas, sobresueldos y maniobras de lavado de dinero en la provincia de Chubut fue iniciada por un vecino de la localidad de Trelew.

Gobierno de Chubut