Continuando la tendencia a la baja que se desarrolló durante las últimas semanas, el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI) tuvo un descenso el último viernes de un 0,86%, cerrando a 63,14 dólares el barril. En tanto, el precio de petróleo Brent para entregar en enero terminó el mercado de futuros de Londres en 72,83 dólares el barril, un 0,12% más que el día anterior.
En tanto, al final de las operaciones a viva voz en la Bolsa Mercantil de Nueva York (Nymex), los contratos futuros del WTI para entrega en diciembre retrocedieron 55 centavos con respecto a la sesión anterior. El crudo de referencia en Estados Unidos acumuló así su cuarta semana consecutiva de pérdidas, en esta ocasión con un descenso semanal de más del 6%.
Cabe aclarar que esta baja se produjo en un día en el que el gobierno estadounidense anunció que eximirá a ocho países o grupos de Estados de las sanciones que impondrá a Irán el próximo 5 de noviembre y que buscan, entre otras cosas, reducir a cero los ingresos de Teherán procedentes del petróleo.
La medida, de la que Washington no ha dado muchos detalles hasta el momento, preocupa a los inversores por la posibilidad de que pueda darse una producción excesiva de crudo, según los analistas.
Por su parte el crudo del mar del Norte, de referencia en Europa, concluyó la jornada en el International Exchange Futures con un ascenso de 0,09 dólares respecto a la última negociación, cuando cerró en 72,74 dólares.
El precio del Brent avanzó tras el fuerte descenso de la jornada anterior, del 3,61 %, tras conocerse que las reservas de petróleo estadounidenses aumentaron la semana pasada en 3,2 millones de barriles, en línea con la estimación que habían hecho los analistas.