Como consecuencia de los acuerdos paritarios del corriente año y de la última cláusula gatillo que se aplicó en octubre, un docente de Chubut que recién se inicia en la actividad y que no tiene antigüedad tiene un sueldo de bolsillo de 17.577 pesos, mientras que el salario promedio, percibido por maestros que tienen una antigüedad cercana a los 17 años, ronda los 23.211 pesos. En tanto, los haberes con una antigüedad máxima alcanzan los 26. 900 pesos.
Puntualmente, estas cifras refieren a profesores de grado que cumplen 20 horas reloj por semana, sin tener en cuenta la carga horaria extraescolar. Además, cabe aclarar que actualmente el pago por una hora cátedra es de 554 pesos en la provincia.
Al respecto de la situación que atraviesan actualmente los docentes chubutenses, Gerardo Carranza, secretario general del Sindicato de Trabajadores de la Educación (SITRAED), hizo referencia al bono que propuso semanas atrás el Gobierno Nacional para fin de año. Puntualmente, dijo que “los salarios tienen que recuperarse genuinamente y no a través de un bono. Nunca hemos estado de acuerdo con este tipo de pagos que están por fuera de la ley, ni tampoco nunca lo solicitamos. Siempre reiteramos en la necesidad de que los salarios tengan una recomposición acorde al coste de vida”.
“En el mes de octubre se le dio cumplimiento, por parte del Gobierno Provincial, a la primera cláusula gatillo, que fue con un recupero de un 13,45%. Además, con la inflación de noviembre y diciembre, vamos a cobrar una nueva cláusula gatillo en el mes de enero. En las paritarias del año que viene buscaremos recuperar el diferencial que quede del año y proyectarnos para el inicio del ciclo lectivo”, sostuvo.

Expectativas del año que viene

Al ser consultado sobre la situación que vivirán los docentes chubutenses el año que viene, respecto a los avances salariales y del aumento de los precios, Carranza consideró que “el 2019 va a ser un año muy político porque creo que tanto a nivel nacional como a nivel provincial van a buscar hacer el esfuerzo para disimular los ajustes, que ya fueron brutales. En ese sentido, lo que se va a buscar es congeniar un recupero acorde a la inflación, pero nosotros sabemos que con un modelo económico neoliberal y con el Presupuesto que se votó en el Senado la situación va a ser de ajuste”.
“Si la inflación baja en noviembre y diciembre no va a ser por un logro económico, sino todo lo contrario. Eso sería un parate total y la inflación no va a ser alta porque no va a haber capacidad para poder consumir y esto es muy grave”, lanzó.
Además, el secretario general del SITRAED remarcó que “vamos a plantear siempre que la educación, la salud y la seguridad no son variables de ajuste como ha proyectado el Gobierno Nacional y que en alguna línea el Gobierno Provincial también continúa con esa premisa, más allá que en algunos aspectos busca diferenciarse”.

Ciclo lectivo 2019

Si bien Carranza sostuvo que el calendario prevé que el inicio de la actividad será a fines de febrero, aunque el ciclo lectivo de 2019 podría comenzar los primeros días de marzo. Igualmente, reconoció que al tratarse de un año electoral y sobretodo en Chubut donde desde el Poder Ejecutivo buscan adelantar las elecciones, el Gobierno Provincial “buscará tener resuelto el conflicto docente” para poder comenzar las clases cuando esté previsto.
“Tampoco debemos olvidarnos de que no puede ser un maquillaje. Si no hay un Presupuesto que garantice el arreglo de los edificios escolares, que garantice los insumos y las coberturas de las necesidades que hoy tienen los estudiantes, que muchos de ellos van con hambre a la escuela, obviamente va a ser un año complicado”, agregó.

Modificaciones en el nivel secundario

Otro de los temas en los que hizo hincapié Carranza fue en los cambios que prevén realizar en el nivel secundario en la provincia de Chubut. Al respecto, precisó que “la proyección de Escuela 2030 es inaplicable por más que existiera la voluntad política del gobierno, ya que no están las condiciones dadas”.
“Más allá de que se han discutido superficialmente los documentos jurisdiccionales de Escuela 2030, la propia ministra (Graciela Cigudosa) y sus funcionarios han dicho que no se va a avanzar con esta reforma porque no están dadas las condiciones. 2019 no será un año de profundas reformas en educación”, concluyó.

Situación en otras provincias

En tanto, un informe elaborado por la Coordinación General de Estudios de Costos del Sistema Educativo (CGECS), que depende del Ministerio de Educación de la Nación, precisó que en marzo del corriente año, que es el último dato disponible, un docente en la Argentina cobraba, en promedio, 18.524 pesos como sueldo bruto, es decir sin descuentos jubilatorios y demás impuestos.
Al entrar en el análisis detallado, el documento precisó que en Tierra del Fuego los docentes cobran 24.900 pesos, siendo el salario del rubro más alto del país, seguidos por Santa Cruz ($23.560) y Córdoba ($23.460). En contrapartida, los profesores de Santiago del Estero cobran 13.290 pesos, siendo esta la cifra más baja de los 24 distritos del país, seguido por Formosa ($14.465) y Corrientes ($14.490)
En todos los casos corresponde a un maestro de grado de jornada simple con diez años de antigüedad. Se trata del dato más representativo ya que de acuerdo con el Censo Docente de 2004, más de la mitad de los docentes tenía entre 10 y 25 años de antigüedad en ese momento. Los datos sobre este tema del Censo Nacional Docente de 2014, último realizado, no están publicados en la web oficial.
El mismo informe del Ministerio de Educación de la Nación revela que Tierra del Fuego y Santa Cruz son las provincias en las que menos creció el salario docente en marzo de 2018 respecto del mismo mes del año anterior. En Santa Cruz los salarios sólo crecieron un 0,4% en el año e incluso cayeron nominalmente en el trimestre diciembre 2017/marzo 2018. En Tierra del Fuego, marzo contra marzo, los salarios aumentaron sólo un 4,5 por ciento.
Los que más aumentaron sus salarios entre marzo de 2017 y marzo de 2018 fueron los docentes de Neuquén (28%) y Formosa (27%). En el mismo período, los docentes bonaerenses incrementaron sus salarios en 24,7 por ciento, por lo que ocupan el tercer lugar en el ranking de las que más aumentaron.

Gobierno de Chubut