El sector energético vuelve a traerle un nuevo dolor de cabeza al gobierno nacional. Ante la imposibilidad de trasladar la totalidad del costo de la devaluación a las tarifas, los empresarios intuyen que el gobierno buscará pesificar todos los precios del sistema eléctrico y anticipan una ola de juicios por ruptura de contratos. “Los rumores existen. Están intentando desarmar lo que fijo Aranguren que dolarizó todos los precios y la idea tiene mucha fuerza dentro de la UCR”, afirman.