Ayer viernes, a las 20 horas en el Escenario Mayor “Hugo Giménez Agüero” del Complejo Polideportivo “Leopoldo Remussi”, se llevó a cabo el acto oficial de apertura de la XXIII Fiesta Nacional del Cordero encabezado por el gobernador de la provincia Mariano Arcioni y el intendente Ricardo Sastre. Además, se entregaron reconocimientos a personas e instituciones que son parte de la historia de este tradicional evento. En el escenario mayor, se lucieron los artistas locales, con un gran cierre a cargo de Los Tekis.
La respuesta de la comunidad nuevamente mostró que el evento se ha transformado en una propuesta atractiva y se consolidó a lo largo de los años, siendo una referencia en el calendario nacional de festividades.

Los orígenes

Los orígenes de la Fiesta Nacional del Cordero se remontan a 1977, cuando un grupo de vecinos y vecinas de la ciudad pensó en realizar un encuentro relacionado con el quehacer ganadero y con el objetivo de rescatar los valores tradicionales y culturales del campo chubutense.
Por ello, en esta edición, la Comisión Organizadora reconoció a destacados vecinos e instituciones que han permitido escribir la historia de esta fiesta.
Una de ellas fue Gregoria Centeno que, a través de la Resolución 1658/18, fue reconocida por su dedicación para mantener vivas las técnicas ancestrales como esquiladora de ovejas a tijera manual. Destrezas que heredó de su padre con quien colaboraba desde pequeña en el campo familiar, ubicado en cercanías de Telsen.
Desde la Comuna destacaron que “históricamente, las mujeres han desempeñado un papel primordial en la economía rural patagónica y su participación ha sido de vital importancia, pues han contribuido a la generación de ingresos propios, al desarrollo familiar y a la subsistencia de la cultura, costumbres y oficios tradicionales de campo además de un desarrollo viable de la región”.

Trabajo mancomunado

A través de la Resolución 1657/18, fue destacada la familia Barroso, de arraigo antiguo en Chubut y en Madryn, por su dedicación y responsabilidad para mantener vivas las tradiciones del campo. Dueños de un bar y despensa llamada “El descanso” en la zona de Sierra Chata, cercano a Telsen, luego transformado en almacén de ramos generales. El lugar, histórico paraje para quienes transitan la Ruta 4 en busca de provisiones y punto de encuentro de amigos y familias. Antiguamente, muchos de los viajes se hacían en carros, carretas y chatas que transportaban mercadería y lana desde la costa hacia los campos del interior.
A su vez, a través de la resolución 1654/18, la Comisión Organizadora distinguió a Tomás Antonio Lacunza, por su permanente aporte. Desde los inicios de la Fiesta Nacional del Cordero, a finales de los ‘70, ha sido un ferviente colaborador, sobre todo en las actividades relacionadas con la esquila, armado de corrales, préstamo de ovejas y destrezas criollas.
También, mediante la Resolución 1656/18, la Comisión Organizadora destacó a Justo Rolando Roco, cuya pasión por el trabajo relacionado con el campo lo ha llevado a comenzar en la década del ‘90 a organizar jineteadas, especialmente las desarrolladas en las diferentes ediciones de la Fiesta del Cordero y quien fue, además, colaborador de la organización de las finales de zona, clasificatoria para el Festival de Doma de Jesús María – Córdoba. “Roco” recorre todas las fiestas del país, buscando los mejores tropilleros y jinetes para que la Fiesta Nacional del Cordero se luzca en el escenario nacional.

Contenido social y cultural

Otro reconocimiento fue al Club Social y Deportivo Madryn que, desde hace varias ediciones, es sede de la fiesta. El Complejo fue elegido por la Comisión Organizadora por las características técnicas, edilicias y de ubicación adecuadas para la realización de espectáculos y eventos de contenido cultural, social, de esparcimiento y deportivo, entre otros.
De la misma forma, se otorgó una mención especial en homenaje a la trayectoria del pionero del folclore en la ciudad, Roberto Tello, fallecido en agosto. Será un reconocimiento al mérito a través de la Resolución 1653/18, que será recibido por sus familiares. Creador y director del ballet Amuré durante más de tres décadas, fue profesor de distintos talleres municipales con clara labor social, estímulo y semillero para otros ballets de la zona. Su labor como bailarín, profesor, representante de la ciudad y la provincia fue inmensa.

Arrancó en 1977

Mediante Resolución Nº 1655/18, la Comisión decidió destacar a Victoriano Salazar, ex intendente de Puerto Madryn por dos períodos y dueño de una enorme trayectoria en la cual se ha desempeñado, entre otras actividades, como médico veterinario de SENASA, conductor de un programa radial de extensión agropecuaria e ideólogo y ferviente defensor de la Fiesta del Cordero. La primera edición -provincial- fue en 1977 y su comisión ejecutiva fue presidida por él. Actualmente, se encuentra fuera de la ciudad por razones de salud, pero recibirá su reconocimiento de manos del intendente Ricardo Sastre a su regreso.
En la ceremonia estuvieron presentes integrantes del Ejecutivo Municipal, autoridades provinciales, concejales, miembros de las comisiones organizadoras de anteriores ediciones y responsables de los stands que engalanan el predio.

http://www.andesonline.com/