El exvicepresidente primero de la Legislatura, Roddy Ingram, quedó sockeado por cómo lo desplazaron en la última sesión. “No puede ser que la línea sucesoria hoy la tenga el FPV. Es insólito”. El razonamiento tiene sentido si se piensa que ante cualquier necesidad de ausencia del Gobernador por ejemplo fuera del país, el siempre dispuesto “Pepe” Grazzini terminaría sentado en el despacho que alguna vez atesoraron los grandes como Das Neves, Maestro, Roque González, o Atilio Viglione, sólo para nombrar algunos. Agrandadísimo, “Pepe, el abogado infiel”, como lo llamó alguien en recinto, dicen que fue ampliamente entrevistado por un periodista fanatizado casi emparejándolo con los grandes estadistas de la historia territorial. Aunque por supuesto el hombre que manejará la caja de la Legislatura y hasta los contratos del personal a partir de ahora, no habló ni del presunto terreno de veteranos de guerra que aun pesaría en su prontuario, ni del caso Diana Rojas, ni mucho menos de la declaraciones juradas adeudadas.