Sobre el inicio del fin de semana pasado, y en lo que pareciera haber sido uno de los últimos recursos para garantizar el funcionamiento de la planta de Food Arts en Puerto Madryn, representantes de la empresa se reunieron en la Secretaría de Trabajo, delegación local, con autoridades del sindicato que nuclea a los trabajadores y con ediles de todos los bloques, quienes mediaron en el conflicto para garantizar que no haya pérdidas de fuentes laborales.
La problemática tuvo su inicio a partir de un conflicto entre las tres partes societarias, lo cual derivó en que, al vencerse la Habilitación Comercial de la planta, la misma no pudiera ser renovada, motivo por el cual los trabajadores permanecían, según trascendió, cobrando su salario regular, sin haber sido convocados al período de zafra, lo cual les habría representado un grave perjuicio económico, sin mencionar la incertidumbre respecto del futuro de sus puestos de trabajo.
Se trata de una situación que afecta a un total de 110 empleados de la firma, quienes “deben ser convocados, ya que no se los ha llamado al inicio de la zafra”, al tiempo que “se les deberá abonar los días caídos en los que no fueron convocados”, según expresó el documento resultante del encuentro entre concejales, el gremio, los trabajadores y autoridades de la oficina de Trabajo.

Convocaron a los ediles

Luego de varias “idas y venidas”, desde el Municipio advirtieron la imposibilidad de mediar en la disputa, tratándose de una que pertenece exclusivamente al sector privado; los empleados de la planta, acompañados por el sindicato, se movilizaron en varias ocasiones y dialogaron con distintas autoridades locales, además de haber tenido el acompañamiento por parte de la Secretaría de Trabajo para abordar la situación en la que se encontraban dentro de la compañía.
Sin embargo, en virtud de que el conflicto entre los socios y propietarios de la empresa aún no había llegado a una resolución favorable para todas las partes, el pasado viernes, después del mediodía, los concejales de todos los bloques fueron convocados a la oficina de Trabajo, ubicada en Roque Sáenz Peña, para analizar alternativas que permitan que los empleados de la planta comiencen a realizar tareas; evitando, de este modo, postales como el lamentable cierre de varias empresas que dejaron a cientos de trabajadores fuera del mercado laboral; entre ellas, Cerámica San Lorenzo, que cerró sus puertas hace dos años.
En el encuentro se presentaron solamente dos de las tres partes, “Food Arts S.A.” y “Pescarts S.A.”, mientras que “IPESUR S.A.” no compareció y envió una presentación, a modo de descargo, puesta a disposición del gremio que representa a los 110 trabajadores.

Compromiso asumido

En este contexto, según uno de los documentos rubricados en dicho momento, a los cuales El Diario tuvo acceso, “los concejales presentes en el acto, asumen el compromiso de acompañar, para resolver el conflicto, y otorgar mediante Ordenanza la habilitación provisoria y el levantamiento de la clausura” de la planta, a la vez que uno de los puntos que se remarcó en la resolución fue que “el conflicto societario les resulta completamente ajeno a los trabajadores”.
Consecuentemente, la planta se habilitaría por el plazo de ocho meses, a la vez que una de las partes que compone la sociedad presentará, este lunes, “una medida autosatisfactiva ante el Juzgado Civil y Comercial de Puerto Madryn, en aras de procurar judicialmente, la habilitación de la planta fabril”.

Sería una “única” intervención

Sin embargo, a pesar de la mediación de los ediles para el levantamiento de la clausura y la posterior habilitación de la planta, uno de los puntos que se acordó fue que, una vez concluido el período, no se volvería a intermediar para “forzar” una nueva habilitación; de ello se entiende que, a pesar de que el sector público intervino en un conflicto del sector privado en virtud de garantizar las fuentes laborales de más de cien trabajadores, el hecho de que una resolución de este tipo se prolongara y replicara en el tiempo, generaría un peligroso precedente para las distintas empresas privadas que operan en la ciudad del Golfo.

Municipalidad de Puerto Madryn