Jugada política y sucesor opositor

En una maniobra inusitada, este jueves la oposición se alzó con la titularidad de la Legislatura de Chubut, y por tanto con la línea sucesoria del Gobierno. Un hecho sorpresivo para la mayoría, y ciertamente insólito.
En acuerdo de todo el arco opositor que propició el cambio de autoridades de la Cámara de Diputados, este jueves no sólo le arrebataron a Roddy Ingram la vicepresidencia primera, sino que ante el particular escenario de Chubut, la línea sucesoria en el gobierno recae en un diputado de la oposición.
En declaraciones a la prensa apostada en la Legislatura, Ingram fue consultado sobre el particular y sostuvo que, “está dentro de lo legal apartarse del reglamento, generar una votación, ganarla y poner un vicepresidente primero. Hasta ahí está todo bien” dijo al agregar que oportunamente, se había planteado que “la línea sucesoria siempre corresponde al Ejecutivo. No entiendo el motivo para que se borre esto”. Lo cierto es que ahora las autoridades de la Cámara de Diputados de Chubut son de la oposición, la primera vicepresidencia en manos del PJ-FpV y la vicepresidencia segunda de su igualmente insólito socio, UCR-Cambiemos.
Tanto el oficialismo como la oposición aluden al interés común, y la prevalencia de las necesidades de los chubutenses, pero nada de lo que sucedió este jueves en la Legislatura se sustentó en el interés de la ciudadanía, porque si algo quedó en evidencia es que nadie quiere perder su cuota de poder, y más aún si pueden alzarse con un poco más para garantizarse el resultado electoral del año próximo, están dispuestos a todo.

Con una cuota de poder

Las razones para alzarse con la presidencia del Cuerpo legislativo son varias, pero la más urgente que llevó a tomar la decisión este jueves, fue poner freno al adelantamiento de las elecciones en Chubut. La semana anterior Ingram había anticipado que la propuesta de modificación a los partidos políticos que promovían Blas Meza Evans y Conde, suponían una ley de competencia electoral y por tanto el no daría por aprobado ningún proyecto que no contara con las 3/4 partes del pleno de Diputados.
Los muchachos del PJ eran los más preocupados, porque sin importar cuantas veces agiten la Constitución en el discurso, el verdadero asunto es que si las elecciones se desdoblan el peronismo tiene pocas chances de ganar en 2019. Situación similar es la que atraviesa Cambiemos, ya que en las legislativas de 2017 hicieron una excelente elección, pero desde entonces el escenario se ha modificado y para tener aspiraciones concretas necesitan que las elecciones en Chubut se hagan en simultáneo con las nacionales, fundamentalmente porque en las filas de la UCR tienen que definir la interna y limar asperezas con su socio electoral, el PRO. Por todo esto y alguito más, en Chubut, Cambiemos y el FpV jugaron juntos contra Arcioni.

Todo terminaría judicializado

Mientras Jerónimo García acusaba a viva voz al FpV de ser funcional al gobierno de Mauricio Macri, al frenar el desdoblamiento de las elecciones, su compañero de banca, Adrián López intentaba desarmar el argumento constitucionalista de Meza Evans y Conde, recordando que hasta ahora nunca se había puesto en discusión que la convocatoria a elecciones la hiciera el Ejecutivo, e incluso recordó que un debate de similares características a las que se esgrimían este jueves se había dado en 2010 cuando se desdoblaron las elecciones en Chubut a requerimiento del entonces gobernador Mario Das Neves, y que aquellas argumentaciones no habían prosperado siquiera en la Justicia.
Conde sostuvo que no era cierto, sino que el Superior Tribunal de Justicia no había hecho lugar a la presentación que por entonces hiciera la UCR, por lo que en su interpretación, la Justicia no se había expedido a favor del Ejecutivo en aquella ocasión.
Mientras que Touriñan advirtió que el debate sobre la convocatoria a elecciones en este caso se produce, porque no hubo acuerdo de los partidos políticos.
Todo indica que la cuestión de fondo, podría llegar a la instancia judicial, puesto que las leyes que se votaron este jueves, serán vetadas, pero además el oficialismo puede ir a la Justicia a pedir que se expida respecto de la cantidad de votos que se requieren para modificar la ley de partidos políticos, en atención a que hay diferencias de interpretación.

Mansilla, el nuevo Borocotó

Para sorpresas de pocos, Mario Masilla, diputado de Chubut Somos Todos, decidió este jueves acompañar a la oposición en el rechazo de los decretos de convocatoria a elecciones, y según manifestó el legislador se debe a que quiere ser parte de la reunión del Partido Justicialista en Chubut, y en ese marco apoyará la candidatura a gobernador de Gustavo Mac Karthy, el dirigente detrás del cual, al parecer el PJ estaría enfilando los patitos de cara a 2019.
A decir de la diputada Viviana Navarro, “no somos más FpV, ahora somos Partido Justicialista. Hoy en la Legislatura quedó asentado en la votación que Mario Mansilla se va a sumar a nuestro Partido, ya tomó la decisión de dejar Chubut Somos Todos”, afirmó.
“En función de lo que está pasando se deben hacer acuerdos”, justificó Navarro en clara alusión a lo acordado con Cambiemos para quedarse con el control de la Legislatura, afirmando que “la política es dinámica y cambiante. En política nunca está todo dicho”.

Gobierno de Chubut