En un fallo unánime, la Corte Suprema de Justicia de la Nación decidió que los jueces que hayan ingresado al sistema a partir de enero de 2017, deberán pagar el impuesto a las Ganancias.
El máximo tribunal ordenó así que todos los designados desde el año pasado sí estarán alcanzados por este tributo, tal como se estableció en la Ley 27.346.
La norma fue sancionada por el Congreso en diciembre de 2016, pero la aplicación del inciso en cuestión estaba frenada por un reclamo que presentó la Asociación de Magistrados.
La Corte sostuvo que la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal utilizó “argumentos dogmáticos e insuficientes para admitir la procedencia de la medida solicitada” por esa organización y que, por ello, su decisión fue “arbitraria”.
Además, el máximo tribunal sostuvo que los jueces, al examinar este tipo de medidas, deben “tener especial cuidado” ya que “se trata de decisiones preliminares que, por sus efectos expansivos, pueden suspender total o parcialmente la aplicación de una ley vigente y, de ese modo, afectar la división de poderes”.
En el final del fallo, la Corte señaló que resulta “imprescindible recordar” su doctrina “según la cual la misión del juez es aplicar el derecho objetivo con independencia del planteo de las partes, máxime si se trata de obligaciones tributarias, cuya naturaleza es de derecho público no disponible”.
“Los magistrados honrados con un cargo que impone tan alta misión deben ser los primeros ciudadanos llamados a cumplir la ley cabalmente”, concluyeron Carlos Rosenkrantz, Elena Highton de Nolasco, Ricardo Lorenzetti, Horacio Rosatti y Juan Carlos Maqueda.

El caso

La acción central promovida por la Asociación de Magistrados en este caso fue una “acción declarativa de certeza” sobre la ley, sancionada el 22 de diciembre de 2016 a instancias del oficialismo, que imponía el pago del impuesto a las ganancias a todos los nuevos jueces. La acción -a la que agregaron la medida cautelar- era para que “se despejara la incertidumbre” sobre los alcances de la ley, que dice que están obligados a pagar el tributo los magistrados “cuando su nombramiento hubiera ocurrido a partir del año 2017, inclusive”.
El debate que planteó la Asociación giró en torno al concepto de “nombramiento”. Según la demanda, aquellos que ya trabajaban en el Poder Judicial ya habían sido “nombrados” en su momento, cuando ingresaron, y el ascenso no implicaba entonces el “nombramiento” al que alude la ley.
Con la cuestión de fondo pendiente, el juez Furnari resolvió la cautelar en favor de los jueces. Ese fallo fue confirmado por la Sala V de la Cámara en lo Contencioso Administrativo, integrada por Jorge Alemany, Guillermo Treacy y Pablo Gallegos Fedriani, el 22 de marzo de este año. La única diferencia fue que, por mayoría, la Cámara limitó los alcances de la cautelar a los miembros de la Asociación de Magistrados. Hoy, con el fallo de la Corte, la cautelar cayó.

Pagarían hasta 60 mil pesos

Los jueces que asumieron antes de enero de 2017, que son la gran mayoría, no pagarán Ganancias. ¿Cuánto pagarán los jueces por ganancias? Eso dependerá de la situación personal de cada juez por las deducciones familiares que puedan hacer. Pero por los sueldos altos –entre 160 mil y 200 mil pesos entre los nacionales y federales- la aplicación de Ganancias se podría llevar hasta 60 mil pesos por mes por la aplicación del 35 por ciento de ganancias por tratarse de la alícuota más alta.
Esa es la gran preocupación de los magistrados. Comenzar a percibir un salario muy inferior al que tenían. La situación, señalan, es más difícil en el interior del país donde los sueldos están por debajo. Inclusive, en algunas provincias cobran hasta la mitad que un juez nacional o federal.

Malestar y resistencia

El fallo de la Corte -que fue dictado por unanimidad de sus cinco miembros- generó reacciones pocas horas después de que se conoció. El integrante del Consejo de la Magistratura de la Nación y juez federal Alberto Lugones pidió que no se aplique ningún descuento porque la ley no fue reglamentada y el tema debe tratarse en el Consejo. “Sería pertinente se abstenga de realizar cualquier tipo de descuento a magistrados, funcionarios y/o empleados del Poder Judicial de la Nación relativo al impuesto a las ganancias, hasta dicho momento”, sostiene la nota que Lugones le envió al administrador general del Poder Judicial, Carlos Bedetta.
Desde “Compromiso Judicial”, una de las agrupaciones políticas de los jueces, expresaron en un comunicado la “profunda preocupación por las consecuencias” del fallo de la Corte, entre ellas que los jueces alcanzados por Ganancias “perciban en el futuro un salario inferior al que tenían antes de su promoción, e incluso por debajo del personal administrativo de sus dependencias a cargo”.
La agrupación le pidió a la Corte que establezca la base imponible sobre la que se debe tributar en virtud de las facultades que tiene en materia de sueldos y le reclamó al gobierno nacional de Mauricio Macri el “inmediato” dictado de la reglamentación de la ley de ganancias con la convocatoria de los sectores alcanzados para su discusión.

Calculaban que el fisco perdió 7000 millones de pesos

El Gobierno armará una mesa con jueces y legisladores para definir una ley que reglamente el pago de Ganancias de los Magistrados asumidos desde 2017, ratificado por la Corte Suprema.
El máximo Tribunal revocó una cautelar del Contencioso Administrativo Federal que prohibía gravar a los jueces que carrera previa en la justicia, o sea, casi todos.
Los diputados de Cambiemos, promotores de gravar a los jueces en la reforma de Ganancias, pasaron el año furiosos por esta cautelar en un año de recesión, con ajuste en cada poder del Estado.
Calculaban que el fisco se perdió de ganar 7000 millones de pesos por no poder cobrar impuestos a los magistrados de todo el país. Pero además en los últimos meses se nombraron 200 jueces y casi ninguno aportó al fisco.
“Que quede claro que este bloque está de acuerdo con sancionar una ley para que los jueces paguen”, desafió el jefe del PRO Nicolás Massot, en la madrugada de la última sesión, cuando sus pares de San Luis le pedían tratar un proyecto de ley del radical Luis Borsani para gravar a los magistrados.
El episodio convenció a la Corte Suprema que lo mejor era ir por el medio y así lo hizo: pagarán Ganancias los jueces que hayan asumido desde el 1 de enero de 2017, sin importar si provienen de la carrera judicial.
A los magistrados no les gustó. “El fallo amenaza consolidar una situación de desigualdad y de retrogradación en las retribuciones que resultan incompatibles con principios generales del orden constitucional”, denunció en un comunicado la Asociación de Magistrados y Funcionarios de la Justicia Nacional. Y advirtieron que seguirán pidiendo “soluciones justas” para “el cuerpo judicial y el Ministerio Público”.
Tendrán que discutirlo pronto, con Garavano y los diputados, donde podría negociarse un principio de progresividad como el que propuso Borsani en su último encuentro con los magistrados. Todavía no estaba el fallo de la Corte.

Gobierno de Chubut