En la mañana de hoy, el presidente Mauricio Macri confirmó que los partidos entre River y Boca por la final de la Copa Libertadores contarán con presencia de público visitante, tanto en la ida como en la vuelta.

En primer lugar, el mandatario había manifestado su deseo para que esto sucediera, pero desde el gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires le bajaron el pulgar. No conforme con la respuesta, Macri dialogó con la ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, para que preste colaboración y se pueda concretar su deseo.

Finalmente, la Nación y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires llegaron a un acuerdo y en ambos cotejos habrá hinchas de ambas parcialidades. Puntualmente, serán 4.000 visitantes en cada uno de los partidos que afrontarán durante el mes de noviembre.