Unos doscientos obreros de las plantas de procesamiento de pescado de Rawson se movilizaron ayer a la Casa de Gobierno y a la Legislatura para pedir que se tome alguna medida que destrabe el conflicto entre el SOMU y la flota amarilla.
Ocurre que hace casi un mes, los marineros iniciaron una huelga que mantiene a todos los barcos paralizados, sin poder salir a pescar y eso deriva en que todas las plantas de procesamiento estén sin materia prima.
Esa falta de abastecimiento de materia prima provoca que miles de trabajadores que son eventuales, es decir, son contratados cuando hay labores que hacer en las plantas, están sin poder trabajar. Un mes sin trabajar, es literalmente, un mes sin cobrar; de ahí el malestar y preocupación entre los trabajadores del STIA.
Desde el gremio de la alimentación alertan que se están poniendo en peligro miles de empleos de las plantas y por eso se movilizaron hasta la Casa de Gobierno en Rawson, donde fueron recibidos por el Ministro Coordinador de Gabinete, Marcial Paz, a quien le entregaron un petitorio en el que se insta a la rápida intermediación del estado para solucionar el conflicto que se prolonga por la cerrada postura de la dirigencia del SOMU a aceptar los diferentes ofrecimientos de mejora salarial.
Posteriormente, el diputado José María Grazzini, a cargo de la Presidencia de la Legislatura Provincial, recibió en la tarde del martes, a representantes del Sindicato de Trabajadores de Industrias de la Alimentación (STIA), quienes entregaron un petitorio y transmitieron la demanda de los trabajadores de las plantas pesqueras de Rawson y Puerto Madryn, para que se les garantice la materia prima y así poder trabajar.
La semana pasada también se movilizaron los estibadores que también ven afectada su actividad por la paralización de la flota, a raíz del paro del SOMU. El viernes se destrabó el conflicto con el Siconara que representa a los maquinistas, pero se dilatan las negociaciones con los marineros. Las posiciones de las partes sigue rígida y las secuelas del paro ya se sienten en la comunidad.