Los marineros pararon las actividades y la Flota Amarilla no sale de Puerto Rawson. Piden que las empresas pesqueras les actualicen los montos que cobran por la captura de langostinos: hasta el 1º de octubre percibían 1.37 dólar por kilo de langostino y ahora piden 1.40. Como no hubo acuerdo comenzaron con retenciones y no salen los barcos a pescar.
Cristian Colil, delegado del Sindicato de Obreros Marítimos Unidos, denunció que no se hacen los controles en los muelles de Puerto Rawson y ni siquiera para qué empresarios trabajan.
El 1º de octubre se venció el acta firmada el año pasado. El 1.40 dólar que piden no lo consideran un aumento sino la actualización del precio. Con el acta vencida ese 1.37 dólar representaba 23.10 pesos por kilo.
El miércoles el empresariado ofreció un incremento del 45% y una cláusula gatillo. Se rechazó porque según Colil, “de lo que ganamos por la producción nos descuentan el 19%, además el combustible y gastos del barco, como elementos, guantes, comida y el canon que ya estamos pagando”.
Los marineros se dirigieron en caravana a la Secretaría de Pesca, pero no estaba su titular, Adrián Awstin. Les informaron que los empresarios venden el kilo de langostino a 2,5 dólares y que de eso “solo nos queda un 40% en mano”.
Denunció que “en Pesca le pedimos datos de las empresas, los CUIT porque como gremio tenemos los aportes de la obra social y vemos que se nos hace imposible hacerlo. Hay empresas que hoy están y mañana no o que en esta temporada están y en la próxima salen con otra razón social. Otras ni siquiera entregan un recibo a los muchachos. Pesca nunca quiso darnos los partes, nos derivan a la Secretaría de Trabajo, que nos tienen que dar los datos sobre quién es el titular del permiso, la razón social y los números de CUIT”.
El SOMU acató una conciliación obligatoria de quince días hábiles pero “los empresarios hace diez días decidieron parar la producción y no traer el producto para la gente de tierra. Estamos dispuestos al diálogo y nos pararon los barcos en Rawson”. en una asamblea el jueves, los marineros “resolvimos la retención de servicios y no vamos a salir a navegar por falta de precio”.