En la previa a un nuevo fin de semana largo, Aerolíneas Argentinas debió cancelar 20 vuelos en el Aeroparque Jorge Newbery, como consecuencia de una nueva medida de fuerza de gremios de la actividad aerocomercial que afectó a más de 1.200 pasajeros.
La protesta de este viernes fue encabezada por la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA), que convocó a “asambleas” en reclamo de mejoras salariales y de condiciones laborales. Las asambleas se extendieron a lo largo de tres horas y contaron con el respaldo de afiliados de ATE que se desempeñan en la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC), quienes plantean reclamos similares a los del gremio que conduce Juan Pablo Brey.
En un comunicado, Aerolíneas reiteró su “permanente vocación de diálogo con sus trabajadores”, pero rechazó “el cuestionamiento planteado por el sindicato respecto del pago de los salarios de sus empleados.
“La empresa cumplió plenamente con la paritaria que venció el 30 de setiembre de 2018, pagando todos los ajustes previstos. E insiste en sentarse con los sindicatos del sector a discutir el nuevo marco paritario”, indicó la línea de bandera en un comunicado.
Los pasajeros afectados fueron habilitados por Aerolíneas para “cambiar sus pasajes por otras fechas o destinos, o solicitar la devolución del dinero, durante un lapso de 30 días, a través de la misma vía por la cual los compraron”.
Vale recordar que la semana pasada los otros cinco gremios vinculados a la actividad aeroportuaria -pilotos de APLA y UALA, el personal afiliado a la Asociación del Personal Aeronáutico (APA), y los técnicos de APTA y la Unión del Personal Superior (UPSA)- habían realizado protestas también con la modalidad de “asambleas”.