El juez federal de Lomas de Zamora Alberto Santa Marina ordenó un nuevo allanamiento en una vivienda del barrio de Floresta en el marco de la causa por la que fueron detenidos dos jóvenes acusados de tener vínculos con la organización Hezbollah. En tanto, referentes de la comunidad musulmana anticiparon que denunciarán al Estado Nacional por maniobras de “persecución” en su contra.

El operativo, a cargo de la Policía de Seguridad Aeroportuaria y Gendarmería Nacional, tuvo lugar en una vivienda ubicada en Emilio Lamarca 405, y en el lugar protestaron familiares de los sospechosos, en medio de forcejeos con los efectivos. La causa tiene secreto de sumario, por lo que no se confirmaron detalles, aunque trascendió que el allanamiento estaba relacionado a una persona cercana a los hermanos detenidos el jueves.

La denuncia original fue hecha por la DAIA, en base a un correo electrónico anónimo, que terminó con la detención de Kevin y Axel Abraham Salomon, de 25 y 23 años, ambos de nacionalidad argentina. Ese mensaje alertaba sobre
una persona “que sería partidaria del grupo terrorista y habría recibido entrenamiento militar en distintos
viajes por Medio Oriente”. Hallaron armamento En el domicilio encontraron una carabina Mauser calibre 7.65 mm con mira telescópica; una escopeta calibre 16; dos revólveres calibre 38 largo; una pistola Bersa calibre 22 largo; un revólver calibre 25; dos revólveres calibre 22 y una carabina de aire comprimido.

También, cuatro cuchillos de tipo militar; municiones de escopeta calibre 36 y 16; trece peines con cinco cartuchos cada uno calibre 7.65 y otros 237 cartuchos de distintos calibres; un bastón tipo “tonfa”, ropa de tipo militar y dispositivos electrónicos. La defensa de los jóvenes pidió ayer la excarcelación, pero el planteo les fue rechazado por el Juzgado, en tanto que los padres de los aprehendidos rechazaron las acusaciones y afirmaron ante la prensa que no son “terroristas”. “Somos musulmanes, no terroristas. Las armas fueron herencia de un abuelo y estaban guardadas”, aseguró Paola, la madre de los hermanos.

En declaraciones en su domicilio, Marcelo, el padre de los dos jóvenes, sostuvo: “Es una denuncia anónima, no sabemos quién fue. Cualquiera puede hacer una denuncia y arruinarle la vida a dos personas. Mis hijos son inocentes”, señaló al borde del llanto. “No sabemos cuál es la imputación. En el expediente no hay nada concreto”, subrayó el hombre, quien agregó que “se habla de un video, pero no está en ningún lado. No hay nada”.

Seguirán en prisión los dos jóvenes detenidos por su presunta vinculación a la organización chiita libanesa Hezbollah fueron indagados por el juez federal Sebastián Ramos, quien dispuso que sigan detenidos tras rechazar excarcelarlos. Los hermanos prestaron declaración indagatoria en los tribunales federales de Retiro y luego el juez ordenó las nuevas medidas. Ambos acusados solicitaron la excarcelación, pero el beneficio fue rechazado por el juez y por el fiscal del caso, Guillermo Marijuán. El allanamiento que culminó con las detenciones se realizó en
Chivilcoy al 400, también en el barrio porteño de Floresta, y allí se secuestraron armas, dos computadoras
portátiles, dos CPU y tres teléfonos celulares, entre otros elementos.

FUENTE: DIARIO POPULAR