La canasta básica total, que incluye alimentos, transporte, educación y salud, aumentó en octubre 7,5%, por lo que una familia tipo necesitó ese mes un ingreso de $24 200 para no caer bajo la línea de pobreza.
De acuerdo a las cifras publicadas por el Indec, en los últimos doce meses la CBT creció 54,6%. De esta forma, el valor de este muestreo de necesidades básicas avanzó unos 6 puntos más que el índice general de inflación.
La Canasta Básica Alimentaria también se encareció 7,5% en octubre, según el Indec. De esa forma, para que una familia de cuatro integrantes (dos niños) no caiga en la indigencia precisó $9735 de ingreso.
Para el relevamiento de la canasta alimentaria, el Indec toma en cuenta los precios de los artículos que reúnen las necesidades kilocalóricas y proteicas imprescindibles para una familia, mientras que la CBT, incluye adicionalmente el precio de algunos servicios.
El aumento de la CBT, además, fue muy superior a la evolución de los salarios, lo que refleja la pérdida del poder de compra de los ingresos. La última cifra oficial sobre la remuneración promedio entre los trabajadores estables fue de $31 523 en septiembre, que implica un avance respecto a septiembre del año anterior de 23%.
En ese mismo lapso, la canasta básica total tuvo un incremento de 46%, por lo tanto fue el doble que lo que aumentaron los sueldos.
En la Ciudad de Buenos Aires, en tanto, un informe de la Dirección General de Estadística y Censos mostró que la CBA llegó a costar en octubre $11 763, con un incremento del 8,21% en relación con el nivel de septiembre y 47,6% interanual.
Por su parte, la canasta más completa tuvo un costo para una familia tipo de $23 796, un 6,66% más que el mes anterior y 45,89% por arriba del nivel de octubre de 2017, según las cifras del organismo de estadística porteño.