Human Right Watch, una organización internacional de defensa a los derechos humanos, pidió detener en Argentina al príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salman, por crímenes de guerra en Yemen y el asesinato y desmembramiento del periodista saudí Jamal Khashoggi en la embajada del reino en Turquía. La denuncia recayó en el juzgado de Ariel Lijo, que quedó ubicado así en el centro de un conflicto geopolítico de altísima intensidad y que tiene al presidente Trump librando una guerra fría con la propia CIA que acaba de concluir en base a grabaciones y otras pruebas, que Khashoggi fue asesinado por un comando saudita bajo las órdenes directas del príncipe que esta semana aterrizará en Buenos Aires.