Este jueves se concretó en los tribunales penales de Comodoro Rivadavia la audiencia de control de detención y apertura de investigación por delitos calificados provisoriamente como “privación ilegítima de la libertad, en grado de tentativa, en calidad de autor para Raúl Oscar Lede, dos hechos, en concurso real”.
El fiscal solicitó se declare legal su detención, se le formalicen ambos hechos y se dicte su prisión preventiva por 15 días. Por su parte el defensor se opuso a la apertura de la investigación y solicitó su libertad con prohibición de acercamiento a las víctimas y subsidiariamente su arresto domiciliario.
Finalmente, la jueza penal acto Raquel Tassello resolvió declarar legal la detención del imputado, en cuasi flagrancia y otorgó el plazo de 6 meses para concluir con la investigación. Por último, impuso el arresto domiciliario, con permiso de salidas laborales al imputado y la prohibición de manejar cualquiera de los dos vehículos por el término de dos meses. Para asegurar su presencia al proceso y no entorpecer la investigación. No se puede ordenar la prisión preventiva de una persona cuando el delito que se le impute no conlleve una pena privativa de libertad, y en el presente caso la pena tiene un mínimo de 3 meses y un máximo de 2 años de prisión, y el imputado no posee antecedentes penales.
La jueza ponderó que si la causa es elevada a juicio, la pena en expectativa no sería de cumplimiento efectivo por ser menor a tres años. La magistrada resolvió dictarle prisión domiciliaria con salidas laborales. Argumentó que es un ingeniero con trabajo estable en una empresa petrolera, que además es profesor de la escuela del petróleo y “sumado a la crisis que se vive hoy, no se lo puede dejar 15 días sin trabajar”, manifestó.
Por el Ministerio Público Fiscal se hicieron presentes Adrián Cabral, fiscal general y Patricia Rivas, funcionaria de fiscalía; en tanto que la defensa del imputado fue ejercida por Daniel López, abogado particular del mismo.

La causa

Raúl Oscar Lede, de 55 años, fue imputado de privación ilegítima de la libertad en grado de tentativa en dos hechos en concurso real. El fiscal Cabral le imputó dos casos de intento de secuestro de adolescentes. Relató que el primero de ellos ocurrió el 26 de noviembre a las 20, cuando una joven de 15 años fue dejada por su padre en Kennedy casi Estados Unidos mientras él buscaba un lugar para estacionar su motocicleta.
En ese momento, se le acercó a la chica un hombre de unos 50 años, de barba blanca candado y tupida, tez trigueña, que llevaba una gorra color rojo y un abrigo con una insignia con letras blancas en el pectoral. Se movilizaba en una camioneta blanca con un cobertor de rueda de auxilio en la parte trasera.
El hombre abrió la puerta de su vehículo y tomó de la campera a la chica, quien le dijo que no la molestara, que estaba esperando a su hermanito. Un automovilista logró intervenir y le pidió al individuo que dejara de molestar a la joven. “Bueno mi amor ya nos vamos a ver”, le dijo y se marchó en la camioneta.
El otro caso que se le imputa a Lede ocurrió el martes a las 17:50. Según la Fiscalía, un hombre intentó hacer subir por la fuerza en una Renault Sandero Stepway a una jovencita de 18 años que caminaba por Cerro Chenque y Vicente López y Planes del barrio Pueyrredón. Primero pasó y la saludó y le pidió que le dijera dónde había una heladería. Cuando la chica se acercó para darle indicaciones, abrió la puerta del vehículo y la intentó introducir a la fuerza, pero al aproximarse otro vehículo, el sospechoso escapó y la mujer buscó ayuda en una tienda de Kennedy y Cerro Chenque en donde le dieron asistencia y llamaron a la policía.
Un testigo que trabaja en las cercanías dijo que le llamó poderosamente la atención las vueltas que daba el vehículo por la zona, a baja velocidad. Un efectivo policial de la Seccional Cuarta constató que la camioneta descripta por la víctima era similar a la que Lede tenía estacionada en su vivienda. La Fiscalía luego comprobó que también estaba habilitado para manejar.
Lede, oriundo de Bolivar, Buenos Aires, no declaró, se mostró mareado en un momento de la audiencia y hasta pidió un vaso de agua. Su defensor Daniel López, se opuso a la apertura de investigación y dijo que probará que Lede estaba trabajando en el momento de los casos denunciados.
Adelantó que la rueda de reconocimiento estará viciada porque ya se conocen fotografías de Lede que circularon en las redes sociales y que habrían sido publicadas por personas allegadas a las víctimas. Recordó que el ingeniero no tiene antecedentes penales y que la jurisprudencia marcaba la inmediata libertad de su asistido. “No podemos hacer con la prisión preventiva un adelantamiento de pena”, argumentó López.