El intendente de Puerto Madryn, Ricardo Sastre, puso en relieve que “el acogimiento familiar provee a niños y niñas o adolescentes la oportunidad de crecer y desarrollarse en un ambiente familiar, garantizando sus cuidados y desarrollos mientras se continúan realizando acciones con las familias de origen”.
Dichas acciones tienen que ver con superar las limitaciones, obstáculos o dificultades que motivaron la adopción de la medida excepcional.
Según lo establecido por la Ordenanza 8.812, la Municipalidad de Puerto Madryn brinda por medio de la Subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, apoyo de carácter técnico, jurídico o social necesarios a todas las familias registradas, en función de las necesidades del niño, niña o adolescente.
Asimismo, reciben acompañamiento de equipos, profesionales e interdisciplinarios, que capacitarán, supervisarán y evaluarán de manera permanente el funcionamiento de la medida, estableciendo procesos de trabajo con la familia del niño, niña o adolescente, para establecer las condiciones que le permitan regresar a vivir con ella.
Por otra parte, el texto de la legislación apunta que se trata de una iniciativa profundamente comprometida y solidaria.

Crecer en el seno de una familia

En este sentido, el Jefe Municipal expresó que “nuestra principal tarea es no institucionalizar estos casos; tal como lo dice la Convención Internacional de los Derechos del Niño, creemos firmemente en la familia como ámbito correcto para el desarrollo y bienestar de todos sus miembros, y sobre todo de los chicos, que deben crecer en el seno de la familia, en un ambiente de felicidad, amor y compresión”.
Por tal motivo, la Subsecretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, dependiente de la Secretaría de Desarrollo Comunitario de la Municipalidad de Puerto Madryn, estableció la necesidad de crear un programa de Familias Alternativas a fin de evitar en la medida de lo posible la institucionalización de nuestros niños, niñas y adolescentes.

En “estado de adoptabilidad”

El Municipio dio a conocer los indicadores que arroja el RUFA (Registro Único de Familias de Acogimiento).
En 2017 ingresaron 10 niños, niñas y adolescentes en situación de acogimiento familiar. Al cierre del año 7 finalizaron su participación en el Programa, y 3 continuaron en el 2018.
Ellos tres fueron declarados en Estado de adoptabilidad, concretándose la adopción en dos casos y el tercero se encuentra ausente con búsqueda de paradero.
En el transcurso de año se dio inicio a un nuevo acogimiento y actualmente se está evaluando la posibilidad de integrar una adolescente al Programa.

Vinculación y acogimiento

De las familias que ingresaron en el 2017 al RUFA, solo una de ellas cuenta con disponibilidad para un nuevo acogimiento. Las restantes, por distintos motivos (traslado de ciudad, maternidad, decisión) se encuentran “inactivas” en relación a su participación en el Programa.
Finalmente, de las familias que se sumaron al registro en el 2018, una ya se encuentra en situación de acogimiento y la segunda en un proceso de vinculación.

Municipalidad de Puerto Madryn