El intendente de Puerto Madryn, Ricardo Sastre, se refirió al conflicto de los trabajadores de Food Arts S.A. y la aprobación el pasado jueves, por parte del Concejo Deliberante, de la Ordenanza que permite exceptuar uno de los artículos de la normativa de habilitaciones comerciales, que permitiría a la planta operar hasta el 31 de marzo y que sus empleados sean convocados a la próxima zafra de langostinos.
Sin embargo, no ahorró críticas hacia lo que consideró fue una actitud de desidia por parte de los empresarios, habida cuenta de que “no les importó nada la cuestión social” de la posible pérdida de empleos, según expresó.

“No tratamos de imponernos”

En este sentido, el Jefe Municipal sostuvo que “es una situación muy especial” y recordó que “quienes hemos tenido experiencias con el sector privado de la pesca no queremos volver a reeditar viejos conflictos”.
Además, planteó: “Se trata de buscar una solución a la cual el Estado está ajeno, porque es un conflicto entre privados. No estamos tratando de imponernos sobre algo que no corresponde, como puede ser el sector privado o una empresa en particular, sino refiriéndonos a los antecedentes que tiene, de que ya vienen trabajando hace 24 meses en una situación de conflicto permanente entre los socios. Entonces, lo que pedimos es una tregua de 90 o 120 días para que, definitivamente, los socios puedan llegar a un acuerdo”.

Valoró el criterio legislativo

Esto último “es una excepción a la norma, que es lo que acordamos con las distintas partes”, consignó. Consultado sobre las disidencias reflejadas al momento de la votación, donde dos ediles del bloque oficialista se abstuvieron, además de los pertenecientes a otros bloques, que votaron de manera opuesta, y entendió que “tienen la libertad, esto lo hablamos en el bloque, y esto no significa ningún tipo de división en absoluto”.
También, remarcó que “otros bloques también votaron según la conciencia de cada uno, lo cual es respetable y entendible, porque también hay, no una amenaza legal, pero algún tipo de dicho o expresión verbal en la cual, por ahí, los concejales sentían que no era paso correcto, y no dio lugar, tampoco, a que tenga un tratamiento prolongado o que la cuestión sea analizada en profundidad, como ocurrió en otros casos, con otros proyectos”.

El Estado, “atajando penales”

En otro orden, el Intendente hizo hincapié en el posicionamiento del grupo empresario, integrado por Carlos Suaya y Francisco Lisi, este último titular de Ipesur S.A. y propietario de la planta, y manifestó: “La verdad es que, socialmente, les importa ‘nada’. Es un sector que tiene muchos dividendos en las épocas de ‘vacas gordas’ o cuando hay muchos recursos, como en el caso del langostino. Pero la responsabilidad social que tienen para con la sociedad y la comunidad, es muy poca. Cuando escasea el recurso, no devuelven el dinero que se llevan al exterior para poder invertir o sostener la crisis, nos tenemos que hacer cargo desde el Estado y ver cómo paliamos la situación”.
A su vez, sostuvo que “he hablado con las partes, (Carlos) Suaya y Francisco Lisi, que está en Italia; son las dos personas que tienen el poder de decisión en esto” y consignó que “en el primer caso, el empresario está en Buenos Aires y en el segundo, en Roma”.
Consultado sobre la postura del propietario de la planta, que vive en Italia, comentó que el mismo manifestó “que es una cuestión legal y que la van a dirimir en la Justicia”.

“Cada abogado sigue su mandato”

En cuanto a la posibilidad de que, a fines de marzo, la situación sea la misma una vez concluida la habilitación comercial temporal, Sastre expuso que “los trabajadores lo saben, lo que pasa es que están pidiendo la prolongación de la habilitación por la cuestión de la zafra; después, saben que es la época natural en la que no se pesca y que, generalmente, no tienen trabajo, pero por lo menos quieren terminar la zafra”.
Sobre este “período de gracia”, fundamentó que “es lo que nosotros estamos esperando, además de que es una situación incómoda para los representantes legales, porque son vecinos de la ciudad, los conocemos, se conocen entre ellos, pero cada uno sigue su mandato y el que les da el empresario que los representa; sin embargo, esperamos que haya un entendimiento en estos próximos meses como para poder solucionar esta cuestión de fondo”.

Más inversiones en el sector pesquero

Otro tema al que se refirió Sastre fue la liberación del Promarsa III, firmada entre autoridades provinciales y de Red Chamber esta semana en Puerto Madryn: “Es una de las acciones que quedaba pendiente del traspaso de Alpesca, y generará muchos puestos de trabajo para todos esos trabajadores afiliados al SOMU, que venían haciendo las guardias en los barcos”, puntualizó.
En cuanto a su visita previa a Los Ángeles, donde se reunió con autoridades de dicha firma, y consultado sobre el impacto que la habilitación del Promarsa tendría para futuras gestiones relativas al sector pesquero, anticipó que el acuerdo rubricado días atrás “creo que allana el camino y mucho”, agregando que “es hora de empezar a exigir, también, algunas otras acciones por parte de la empresa como para poder mejorar la cantidad de empleados y la situación de la misma; ahora tiene un barco, era uno de los requerimientos que pedía para poder tomar gente, y esperemos que vaya mejorando”.

Municipalidad de Puerto Madryn