El lunes por la mañana, las instalaciones del Bingo Municipal fueron el lugar escogido por representantes de distintos sectores para llevar adelante una jornada de reflexión sobre violencia familiar y abuso sexual infantil, dos problemáticas abordadas desde diferentes aspectos y caracterizadas por ser temáticas “delicadas”, cuyas víctimas más frecuentes suelen ser niños y niñas menores de edad.
Desde la detección de posibles casos de abuso hasta el apuntalamiento del rol de los funcionarios públicos en el tratamiento de dichos flagelos, el encuentro tuvo como protagonistas a referentes de distintos ámbitos; entre ellos, la jueza de Familia de Puerto Madryn, Delma Viani, el funcionario del Ministerio Público Fiscal, Luis Amarfil, la viceintendenta y presidenta del Concejo Deliberante, Xenia Gabella, y por parte de Desarrollo Comunitario, una de las áreas que ha abordado el tema con más profundidad, su titular, Eugenia Alianiello, y la subsecretaria de Niñez, Adolescencia y Familia, Lucila González.
El puntapié inicial de la actividad fue la conformación de un equipo interdisciplinario, que comenzó a reunirse en las instalaciones del Concejo Deliberante para coordinar distintas acciones directas sobre la problemática, así como también campañas de concientización y sensibilización respecto de un tema presente en la sociedad, donde se hizo hincapié, también, en la importancia de quienes cumplen funciones en el ámbito educativo –supervisores, docentes, auxiliares–, que son los que pasan más tiempo en contacto con los niños y pueden llegar a detectar este tipo de casos.
Actualmente, más de la mitad de los abusos sexuales infantiles ocurren dentro de la vivienda de la víctima; la mayoría de los menores perjudicados tiene entre 6 y 12 años, y en el 75 por ciento de los casos, el delito es perpetrado por un familiar.

El rol “clave” de los adultos

Al respecto, la presidenta del cuerpo de concejales, una de las principales impulsoras de la actividad y que también es docente, Xenia Gabella, comentó que “es un trabajo más dentro de todo lo que el Municipio despliega en lo referido al cuidado de los niños y adolescentes en Puerto Madryn” y agregó que “la idea surgió de una reunión interdisciplinaria que hicimos en el Concejo, ante la preocupación frente al aumento de los casos de abuso sexual infantil denunciados”.
Además, remarcó que “en este sentido, nos juntamos con la Policía, autoridades judiciales, de Desarrollo Comunitario, y en función de esto dijimos que trataríamos de armar una jornada para ver qué es lo que está pasando, cómo está pasando, qué tenemos que hacer los adultos frente a estas situaciones, qué está haciendo el Estado y, también, las organizaciones; ello, entendiendo que este es un problema social general, que no le atañe solamente a una organización o ámbito; estamos tratando de ilustrarnos entre todos, compartir experiencias y ver cómo podemos seguir avanzando en el cuidado de nuestros niños y adolescentes”.

Equipo de trabajo

Por su parte, la titular de Desarrollo Comunitario, Eugenia Alianiello, precisó que “se creó un equipo de trabajo desde el año pasado, junto con el Poder Judicial, y en esta oportunidad, a partir de una inquietud de la concejal Natacha Wolansky, se buscó hacer el encuentro en forma conjunta entre los tres poderes, por lo cual la primera jornada comprendió, puntualmente, a directivos de educación de los tres niveles, así como también con personal administrativo de la delegación de Educación”.
El objetivo “es seguir fortaleciendo el trabajo mancomunado, entendemos que es una problemática que debe comprendernos a todos como sociedad, y las escuelas, sabemos, son un lugar central de información y confianza de los chicos, que muchas veces es desde donde se detectan situaciones”, consignó, agregando que “a fin de ir agilizando el mecanismo de intervención, quién realiza la denuncia, de qué manera realizarla y demás, es que se realizó esta jornada”.

Cifras similares a las de 2017

De la actividad participaron “representantes del Juzgado de Familia 2, personal de Fiscalía”, detalló, anticipando que “la idea fundamental es, para el 2019, seguir trabajando y en lo posible crear una agenda con actividades puntualmente destinadas a los chicos, a fines de que ellos puedan manejar mayor información y sepan qué hacer o qué no ante la sospecha de una situación así, o mismo cuando alguien la vivencia”.
Consultada sobre las estadísticas que rodean la problemática, la funcionaria reconoció que, frente a las poco más de 80 denuncias registradas sobre las que se trabajó en 2017, este año la cifra parecería ser parecida: “Es un número similar. Todavía no está la cifra final, queda relevar la última parte del año, pero me parece que será similar al del año anterior”, mencionó, explicando que el total refiere a “los casos de las denuncias reales que existen; el año pasado lo publicó el Ministerio Público Fiscal y entiendo que este año lo hará nuevamente; esas son las denuncias que se han realizado en la ciudad”.

Cómo es el abordaje público del ASI

En relación al tipo de intervención que realiza el área de Desarrollo Comunitario ante los casos de abuso sexual infantil, Alianiello sostuvo que “en estas situaciones, generalmente nos da intervención la Fiscalía o el Juzgado de Familia, si lo considera pertinente” y añadió que “también, puede ser un trabajo conjunto con la Comisaría de la Mujer; en principio, ante una denuncia desde lo penal, interviene la Fiscalía y nosotros podemos hacerlo, desde el área de Familia, a requerimiento del Juzgado de Familia, o en el caso puntual de que nosotros detectemos un caso, como funcionarios públicos, donde debemos radicar la denuncia como corresponde”.
Por otra parte, manifestó que “uno de los temas que habíamos conversado es ver si podemos hacer una jornada más antes de que termine el año escolar, directamente en una escuela con los alumnos, pero este es un tema que deberemos acordar con los directivos”.

Acompañar a los más chicos

Una de las participantes de la actividad, además de la edil Natacha Wolanksy, una de las impulsoras de la misma, fue su par de bloque, Mariela Williams, quien también es docente y puso en relieve que “es un tema que a nuestro Intendente siempre le ha preocupado, y ha dado las indicaciones para que se trabaje bien a fondo en esto”, al tiempo que resaltó que “entendimos que la idea era juntar a los tres poderes en esto, para poder trabajar sobre algo tan sensible”.
Primeramente, “hicimos una jornada con supervisores de todos los niveles y, en este momento, es con los directivos de escuelas”, donde “la idea es transmitir cuáles son los principales indicadores de abuso sexual infantil para que todos cumplamos nuestra función de denunciar aquellas situaciones donde sospechamos que algo pueda pasar para estar cerca de esa criatura que está siendo vulnerada”.

Agudizar los sentidos

En referencia a la concientización dentro del ámbito educativo, Williams refirió que, en las escuelas, este tipo de casos “no pasan desapercibidos” y planteó que “tenemos que agudizar nuestros sentidos para detectarlos, ya que somos quienes pasamos muchas horas con los estudiantes y tenemos esta posibilidad de ver sus cambios de actitudes y demás, además de poder radicar las denuncias que correspondan para que la situación se abordada”.

Vínculos familiares

Según lo relevado por organismos nacionales, en el 53 por ciento de los casos, el abuso ocurre en el hogar de la víctima, mientras que en el 18 por ciento es “en la vivienda del agresor” y en el 10 por ciento, en la casa de un familiar. Además, la mayoría de las víctimas, el 47 por ciento, tiene entre 6 y 12 años, mientras que un 28 por ciento tiene “entre cero y cinco años” y el restante 25 por ciento, entre 13 y 17 años.
Sobre los agresores, en el 75 por ciento de los casos es un familiar, de los cuales en el 40 por ciento, ese familiar es el padre y, en el 16 por ciento, el padrastro.
El 89 por ciento de los agresores es de género masculino, el 7 por ciento son mujeres y en un 4 por ciento no hay datos precisos relevados.
Con respecto a la edad de los agresores, en un 49 por ciento tienen entre 18 y 40 años, en un 39 por ciento, entre 41 y 60 años, y en el 12 por ciento, más de 61 años.
Actualmente, existe la línea telefónica 0800-222-1717 del Programa “Las víctimas contra las violencias”, que recibe denuncias todos los días del año; según los registros de la misma, el 63 por ciento de los llamados son realizados por un familiar, el 20 por ciento por un conocido de la víctima y en el menor porcentaje, tan sólo un 8 por ciento, por parte de la propia víctima.

Una de cada cinco mujeres sufrió ASI

El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación cuenta actualmente con un programa específico, creado en el año 2006, que brinda atención a las víctimas de abuso o malos tratos, así como a víctimas de explotación y prostitución infantil.
La línea telefónica en cuestión (0800-222-1717) fue lanzada en el marco de la campaña “Abuso sexual infantil: hablar es empezar a prevenir”, a fines de 2016, lo cual hizo que se ampliara la atención de la dicha línea nacional, comprendiendo todos los delitos contra la integridad sexual de niños, niñas y adolescentes.
Además, desde el inicio de la campaña, el 19 de noviembre de 2016, hasta principios de este año, fueron atendidas 3.049 víctimas de abuso sexual, incluyendo adultos y niños, niñas y adolescentes, hubo 2.842 casos y se recibieron 5.706 llamadas.
En el ámbito internacional, de acuerdo a un informe realizado por Unicef en base a datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), una de cada cinco mujeres y uno de cada 13 hombres adultos declararon haber sufrido abusos sexuales en la infancia.

Municipalidad de Puerto Madryn