Esta semana Mariano Arcioni presentó ante la Legislatura chubutense el Presupuesto 2019, que estipula un gasto de $61 mil millones. $ 10 mil millones para pagar deuda y $42.047 para salarios. Mientras que se gastarán $100 millones para adelantar las elecciones con la idea de buscar la reelección. Lo cierto es que dejaría afuera hacerse cargo del subsidio al transporte que Nación delegó, cosa que deberían absorver los intendentes, y además en cuanto a obras para los Municipios “hay una miseria para repartir”, afirmó un alcalde. Sin las manos en el recinto y sin el entusiasmo fuera de él, es probable que no se apruebe y termine reconducido como el de este año. Para el Ejecutivo eso es hasta mejor, porque no deberá atenerse a partidas previamente comprometidas.