Un episodio causó conmoción durante la madrugada del jueves, en Puerto Madryn, luego de que un individuo de apellido Miranda quiso asesinar a su pareja delante de su hijo recién nacido, de tan sólo 17 días de vida.
Por motivos que se desconocen, una discusión entre ambos habría tenido lugar en una vivienda del barrio Pujol II, sobre la calle Gualjaina; según trascendió en la denuncia, el sujeto efectuó varios disparos de arma de fuego dentro de la casa y, una vez que desde el Centro de Monitoreo recibieron la alerta y personal policial arribó al lugar, corroboró la situación con la damnificada.
La mujer, de 19 años, relató según fuentes policiales que, mientras se encontraba dentro del domicilio con su beba de poco más de dos semanas de vida, el sujeto, que estaba alcoholizado, “se tornó agresivo y utilizando un arma de fuego, disparó en contra de ella, afortunadamente no logrando impactarla”.

Le disparó a un familiar

Inmediatamente, la mujer salió de la casa para pedir auxilio, y fue asistida por uno de sus familiares, de apellido Cahullán, “quien también resulto amenazado por Miranda, que también intento efectuarle disparos de arma de fuego, los cuales no salieron del arma”. Una vez que el personal policial se hizo presente en las inmediaciones de la vivienda, “se tomó conocimiento, por parte de los familiares de la víctima, que el autor del hecho habría ascendido a un rodado tipo ‘motorhome’, marca Mercedez Benz y con patente ‘UCR’, el cual fue divisado por personal policial cuando pasó frente al lugar del hecho”.

Persecución y detención

Acto seguido, se inició una persecución que culminó cuando el agresor detuvo su marcha sobre la calle Arroyo Verde del barrio Pujol, siendo detenido en ese mismo instante.
Allí, los efectivos secuestraron el vehículo y luego se trasladaron a la casa donde había tenido lugar la agresión, donde también incautaron “un plomo deformado” por uno de los disparos.
La Policía dio conocimiento del hecho al fiscal de turno, doctor Jorge Bugueño, “quien ordenó que se realice la diligencia del ‘Dermonitrotest’ y que posteriormente se realice la requisa del rodado secuestrado”.

Abuso de armas

Finalmente, se dispuso que el sujeto quedara alojado en un destacamento policial hasta tanto se celebre la audiencia de control de detención y apertura de investigación; el hecho ocurrió alrededor de la 1:50 horas de la madrugada del jueves, y el individuo ingresó, tras la persecución, a la Comisaría unos cuarenta minutos después, que fue el tiempo que duró el derrotero, bajo el delito de “abuso de armas”.
Tomaron intervención, a su vez, la defensora pública, Gladys Del Balzo, y la médica de turno, doctora Aragón; afortunadamente, tanto la beba de 17 días como su madre y el familiar que intervino no sufrieron heridas.

Mucha gente tiene armas

El hecho generó conmoción en uno de los barrios que ha sido más castigado por la inseguridad, así como también por hechos de violencia que involucran no solamente el abuso de armas, sino también el consumo de sustancias, entre ellas bebidas alcohólicas y estupefacientes.
En este caso, afortunadamente no hubo que lamentar víctimas fatales, a pesar de que corrió riesgo la vida de una mujer y de su bebé recién nacido; sin embargo, el episodio ha obligado a reflexionar respecto de la problemática del consumo, cuyo abordaje desde lo sanitario da cuenta de su gravedad, a la vez que se constituye como una flagelo enquistado en el colectivo social, que ha arrojado varias víctimas fatales en los últimos años, producto del incremento en la violencia.
A su vez, la situación dio cuenta de que una parte no menor de la comunidad posee armas, la mayoría sin la documentación correspondiente, así como también predomina la utilización de armas de fabricación casera, también conocidas como “tumberas”, en hechos delictivos y de violencia entre las personas.

Municipalidad de Puerto Madryn