La Subsecretaría de Ambiente de Neuquén sancionó a la empresa con una medida que aun no tiene fecha de finalización. El área Bandurria Sur, donde ocurrió el siniestro tóxico en octubre, es una de las joyas de la petrolera semi estatal. Pero el desastre producido accidentalmente impactó de plano en la opinión pública y puso en jaque los argumentos entusiastas de una zona que podría ser un potencial peligro masivo para el medioambiente del país.
Esta semana el gobierno de la provincia de Neuquén suspendió la licencia ambiental que otorgó a YPF para el desarrollo del área Bandurria Sur. Es la consecuencia del intenso derrame de petróleo del pasado 19 de octubre.
La aplicación de la sanción significa que todas las actividades de YPF en esa área quedan paralizadas hasta que la Subsecretaría de Ambiente de Neuquén revea la medida. Según su titular, Juan de Dios Lucchelli, el organismo también ha planteado la aplicación de una multa, que según trascendidos, podría alcanzar a los 28 millones de pesos.
“Se le corrió traslado de la multa y la empresa tiene 10 días hábiles para contestar. A partir de ahí, vamos a determinar el monto de la multa”, dijo Lucchelli al diario La Mañana de Neuquén.
Siete meses para “remediar”
Si bien los trabajos de remediación tardarán unos siete meses, en el sector se descuenta que la sanción no durará todo ese tiempo. Con todo, el costo para YPF será enorme, no sólo por la multa sino por el lucro cesante al no poder producir petróleo en esa área, además del costo generado por el contrato del equipo, ahora sin uso.
Bandurria Sur es una de las joyas de YPF en Vaca Muerta, junto con Loma Campana y La Amarga Chica, dos áreas cuya explotación está más desarrollada.

Método no infalible

YPF estaba autorizada a perforar ocho pozos en dos locaciones de esa área y realizar las tareas de fracking (fractura del subsuelo) para realizar la producción de petróleo. Según la información del gobierno de Neuquén, la empresa semi estatal sólo había perforado un pozo horizontal, el LCAV-26, del que perdió el control un mes atrás.
Ese día se produjo una explosión en la parte inferior del pozo. La violencia y velocidad de la deflagración impidió el uso de los sistemas de control que tiene la boca de pozo. El resultado fue un intenso derrame durante 36 horas que afectó más de 70 hectáreas pero, especialmente 8 hectáreas en las que se concentró el derrame.

Otro episodio y denuncia penal

Luego de este derrame alarmante de petróleo ocurrido en Bandurria, distintas organizaciones sociales, ambientales y de Derechos Humanos presentaron una denuncia penal ante el Ministerio Público Fiscal para que se investigue lo que ocurrió en el yacimiento Vaca Muerta. Porque además la empresa YPF reconoció un nuevo incidente, más pequeño, en el yacimiento de Loma La Lata.
Greenpeace apoyó la denuncia realizada por la Asociación Argentina de Abogados Ambientalistas, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos y la Confederación Mapuche Neuquina, cuyo objetivo busca responsabilizar a los funcionarios públicos del área de ambiente, así como al secretario de Estado, Jorge Lara y el subsecretario de ambiente Juan Lucchelli. La denuncia exige una investigación exhaustiva sobre las responsabilidades penales de YPF y sus directivos.
“Lamentablemente éste no es el único impacto del fracking, verdugo del ecosistema patagónico. Los últimos incidentes provocarán serios problemas ambientales”, indicó Leonel Mingo, vocero de la campaña de energía de Greenpeace. (Tiempo Argentino, NA, Clarín)

Gobierno de Chubut