La ministra de Seguridad de la Nación, Patricia Bullrich, evitó el choque con la diputada Elisa Carrió a raíz de las críticas de la legisladora por el nuevo reglamento de uso de armas de fuego por parte de las fuerzas federales, y consideró que “no hizo una lectura profunda” del flamante protocolo.

La funcionaria aseguró que contó con el aval del presidente Mauricio Macri para lanzar estos cambios, remarcando que él “lo repalda y cree que ayuda a clarificar situaciones en las que la Justicia ha condenado injustamente a policías que actuaron en el cumplimiento de su deber”.

Por otro lado, Bullrich buscó coincidir con el pedido de la diputada oficialista Elisa Carrió para que el Congreso impulse una ley de uso de armas de fuego en las fuerzas de seguridad: “Si el Parlamento decide discutir un instrumento para defender a la sociedad y a las fuerzas frente a la delincuencia me parece muy bien. Si el Congreso decide darle a las fuerzas un marco de legalidad a sus acciones seria histórico porque nunca lo hizo, nunca se preocupó por eso”.