MADRID, España.- Continúa la cuenta regresiva para la final de la Copa Libertadores que enfrentará en el Santiago Bernabéu a River y Boca y los alrededores del estadio del Real Madrid ya se contagiaron del ambiente propio de un partido histórico. Ayer, desde primera hora de la mañana, muchas eran las personas que se agolpaban en la zona, entre ellos seguidores de los dos
conjuntos que lucharán por levantar el título continental ante el máximo rival. Y allí reinó la buena onda. Por estas horas, firmaron la paz. Así simpatizantes ataviados con vestimentas de ambos clubes se mezclaron entre la multitud que hacía cola para acceder al tour turístico que se puede realizar en el interior del Bernabéu, uno de los lugares que más visitas recibe al año en la capital de España. Es el caso de Fernando Hoyle, hincha de River, dijo: “Es una final muy especial. Un poco manchada porque queríamos que fuera en nuestra casa, con nuestra gente, con la fiesta de siempre. Pero los que pudimos hicimos el esfuerzo para acompañar al equipo. No sé si haré el tour porque ahora hay mucha gente pero tengo ganas”.
Asimismo comentó: “Me crucé en el aeropuerto y en el avión con gente de River y Boca. Seguramente este domingo acompañaré al equipo en el hotel y después caravana hasta aquí. Estuve en Japón, en todos lados. A River uno lo sigue donde va y es un sentimiento, una pasión”. También recién llegados estaban algunos espectadores de Boca. Es el caso de Mario, quien admitió: “Nos hemos encontrado con mucho frío. Vengo del verano y es complicada la mañana. Esperamos que gane Boca. Es el partido más importante de la historia del club, seguro. No es bueno que la final de la Copa Libertadores no se juegue en América. Pero si nos ponemos egoístas, a la cancha de River no podíamos ir y aquí sí podemos venir así que la vamos ver”.